domingo, 11 de diciembre de 2011

Prioridades

En primero lugar quiero aclarar que soy defensor de los animales, que detesto cualquier tipo de abuso que se les haga y que me encantan los animales. Respeto que cada quien encauce sus sentimientos filantrópicos por el lado que mejor le parezca y entiendo que cada quien tiene sus prioridades. Personalmente, me preocupa lo que sucede con las personas, tanto las que están a mi alrededor como las que viven lejos, las considero iguales a mi y pienso que tienen mis mismos derechos; estos sentimientos han sido superiores a mi afan de enriquecimiento o a la necesidad de éxito que la sociedad moderna inyecta en las personas a través de los medios de comunicación, por algún motivo, esa enfermedad no ha entrado en mi a pesar de que es demasiado fácil contagiarse viviendo en un mundo como el que nos ha tocado vivir, una generación que casi podríamos llamar maldita, por la insensibilidad que muestra y la manera tan impasible como ve las atrocidades que suceden en cuanto a derechos humanos se refiere. 

A nadie escapa que el mercado de los animales domésticos es un gran negocio hoy día. En nuestro país hay unos 25 millones de mascotas (7 millones de pájaros, 6 de perros, 5 de peces, 5 de gatos y 2 de animales exóticos).

El sector de los animales de compañía factura unos 700 millones de euros al año, y la cifra se incrementa cada año respecto al anterior. Los animales estrella siguen siendo los perros y gatos, por el amplio negocio de alimentación y complementos desarrollado a su alrededor  (en accesorios, unos 166 millones de euros y en medicinas otro tanto).

Si tenemos en cuenta que en España este negocio ha empezado a desarrollarse con cierto retraso respecto a otros países y, muy especialmente, Estados Unidos, donde las mascotas constituyen un mercado que mueve unos 18 mil millones de dólares al año y genera multitud de oportunidades de negocio, o Alemania, Francia, o Reino Unido donde esta industria ya está mucho más profesionalizada, no es nada difícil ver dónde están puestas nuestras prioridades. Los partidos políticos pro-animales tienen cada vez más éxito y esto no es nada raro si tenemos en cuenta que en el mundo desarrollado la mayoria prefiere tener mascotas antes que hijos. En China hay más perros de lo que creemos (no van a la cazuela), ya que la gente no puede tener hijos combate la soledad con sus mascotas, ellos tienen una excusa, pero lo nuestros va por el lado del consumismo que tan bien nos caracteriza. Queremos imitar a Paris Hilton, o a cualquiera de esas estrafalarias celebridades que tienen macotas multimillonarias con collares costosísimos y que se disputan el ranking mundial de las mascotas millonarias. Nuestro mundo es un mundo al revés, cuando vamos de paseo con nuestro perro desviamos la mirada para no aceptar que hay seres humanos que viven mucho peor que nuestras mascotas.


8 comentarios:

Lakacerola dijo...

¡Olé! y mascotas que tienen un entierro millonario, o que las meten en hoteles de lujo con spa... por cierto, en enero nos regalarán un perrito si la cosa no se tuerce. Subiré fotos.

emejota dijo...

Muy razonable, por eso siempre recomiendo recoger un perrito abandonado NO comprarlo. Acaban resultando endorfinas a cuatro patas. Bs.

Cheli dijo...

Esa es la parte que no me gusta, el comercio con los animales, y luego, si no les viene bien, los tiran a la calle, el viejo usar y tirar; en el otro extremo estan los que gastan millonadas en tonterias para sus mascotas, me parece repugnange, eso no significa que los quieran mas, sino que los tratan como una posesion mas, un asco, verdaderamente; podian usar todo ese dinero para solucionar el problema de los animales callejeros o maltratados.
El ser humano, que es un asco.

besos.

Emilio Manuel dijo...

Hola Dean, creo que ayer, en tu entrada, ya me definí al respecto. Ten cuidado que no te lea ningún benefactor de animales, porque te machacarán a comentarios ofensivos, ya tuve con una entrada similar a la tuya y menos bonico me llamaron de todo.
Un saludo

Cristina dijo...

Buenísimo tu razonamiento y muy cierto.
Muy buenas tus publicaciones, un abrazo.

RGAlmazán dijo...

He tenido un perro y un gato, pero desde luego, no he comprado ninguno. Han sido recogidos y los gastos que he hecho en ellos han sido los necesarios para hacerles la vida normal. Veterinarios, vacunas y comidas. Me repatea la gente que va buscando pedigrís y que compra artículos no esenciales a sus mascotas, que las trata mejor que a sus semejantes.

Salud y República

Logio dijo...

Cuando alguien derrocha dinero con una mascota debería haber un impuesto que recogiera algo de la calderilla que fuera cayendo por el camino para darselo a Cáritas, por ejemplo.

Aunque me linchen a comentarios me parece blasfemo dar a un animal algo mientras haya un ser humano que lo necesite.

MEME dijo...

Que triste realidad,
Hay que poner orden a las prioridades está claro que si...
Saludos

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>