viernes, 18 de julio de 2014

La dictadura de nuestra democracia





Hoy día a muchos -no a todo el mundo- le preocupan las dictaduras, a quienes han sobrevivido a una, a sus descendientes o a quienes han adquirido algo de cultura al respecto. La historia está repleta de capítulos en los que los regímenes dictatoriales y/o las carencias de libertad humana han sido los grandes protagonistas. Personalmente creo que el mundo debería emplear todos los recursos necesarios para que jamás vuelvan a aparecer formas de gobierno que reduzcan tan considerablemente las libertades de las personas.


Es verdad que el mundo poco a poco tiende a ser más libre, pero según Freedom House, a pesar de que cada vez hay más países en el grupo de los considerados libres, en muchos de ellos sigue campando a sus anchas la tiranía. Pero, más que evitar un régimen dictatorial y vivir en uno democrático, lo importante para el mundo moderno tendría que ser su lucha por no estar sometido a una pérdida constante de sus libertades. Algunos llaman a las dictaduras modernas: Mayoría absoluta, y no tienen poca razón, ya que algunos países considerados democráticos, han estado sometiendo a sus pueblos a verdaderos sufrimientos, en ejercicio de su poder adquirido por votación libre y democrática, pero abusando de él, al haber obtenido una mayoría absoluta en las urnas.

Mucha culpa de ello la tienen los Mass-Media, al servicio de los que ostentan el poder; estos se han encargado de polarizar a la gente poniendo etiquetas a los partidos políticos, y sumiendo a la gente en la dicotomía izquierda-derecha. De esta manera, la democracia es legitimada por millones de individuos que actúan impulsados por sus miedos validando las etiquetas impuestas por los medios de comunicación que asocian a los partidos mayoritarios con la falsa dicotomía izquierda-derecha. La actuación de los individuos no es racional sino producto de los miedos instalados en el cerebro reptiliano de la masa. No van tan desencaminadas las teorías de la conspiración: nos gobiernan reptilianos. Pero los reptilianos son la gente común, no la élite que nos gobierna.

No hace falta entender esto como conspiración, puede ser simplemente consecuencia de nuestra forma de procesar y analizar la información que tiende a utilizar dicotomías como herramienta clasificatoria. Sea como sea el status quo actual se mantendrá mientras no se supere el pensamiento primitivo o dicotómico por un pensamiento maduro.

La característica más común del ciudadano actual es el inconformismo, ya que durante sucesivos gobiernos de los dos grandes partidos que se han repartido el poder durante décadas, ha visto saqueadas sus arcas y día tras día ve como sus maravillosos gobernantes no son más que una mafia corrupta que lo único que busca es robar al pueblo. Sin embargo no encuentra salidas, ya que los medios de comunicación le dicen que tiene que elegir entre el malo y el peor, que más vale malo conocido que bueno por conocer, que todos roban, que ni se le ocurra experimentar con nuevas alternativas ya que en la historia ya ha ocurrido y ha sido un desastre; que tiene que elegir entre el gobierno de turno o los socialistas de la oposición; que cualquier otra alternativa se iría a la extrema derecha o a la extrema izquierda y ambas son fatales. 

Esta democracia que nos ha encasillado en una dicotomía de la cual no podemos escapar, es una democracia que para la mayoría de los individuos resulta, en apariencia, coherente. No obstante, un análisis mas detenido nos deja ver la multitud de "bugs" (errores de programación) derivados de representar nuestra realidad -que es multidimensional- mientras que la dicotomía es global y absolutista:

-¿Para alguien es normal encontrar católicos de izquierdas u obreros o republicanos de derechas? Cuando nos los encontramos los miramos con una mezcla de incomprensión y extrañeza ya que no encajan en la dicotomía que organiza nuestra representación mental de la realidad.

-La izquierda Española es pro Palestina, mientras que la izquierda Alemania es pro Israel (como consecuencia del tabú de la izquierda Alemana para criticar a los judíos ya que hacerlo supone ser encasillado como extrema derecha). La misma realidad es procesada de distintas formas según mitos propios de cada país.

-Otros ejemplos se ven cada cierto tiempo en las elecciones democráticas cuando nos encontramos partidos que responden a realidades que todavía no han sido absorbidas por la dicotomía, como puede ser el partido contra el maltrato animal.

Etiquetar a una determinada formación política utilizando ciertas palabras hace que la gente pierda el interés en el tema si la palabra utilizada para describirla es percibida como algo negativo. De esto saben mucho nuestros actuales gobernantes y en consecuencia actúan cuando se refieren por ejemplo al novísimo grupo de Podemos.

Otro ejemplo es lo que sucede con el partido político Finlandés que pretende acabar con las ayudas al sistema financiero y por tal motivo ha sido etiquetado como filonazi y racista por la prensa de "izquierdas" y como "populista" por la prensa de derechas. Nadie que se considere de izquierdas tendrá interés en saber qué piensa un partido etiquetado como nazi, bloqueando de esta forma la información a determinado grupo de personas.

La ingeniería social trabaja para detectar de manera objetiva lo que sucede en la realidad, pero sus estudios se manipulan en aras de mantener el poder, ya que en definitiva el poder es amoral. El objetivo del poder no es otro que mantenerse en él, y por eso su lucha no puede ser analizada en términos morales, sino en términos de eficiencia. Los faraones de las primeras dinastías de Egipto se hacían enterrar con toda o casi toda su corte; una forma muy eficiente de asegurarse que nadie cercano quisiera acabar con sus vidas. Lo que hace el poder para mantenerse en él, no es moral ya que la moralidad no suele ser eficiente. 

Nuestro gobierno hasta ahora se ha mostrado muy eficiente y sus objetivos los tiene muy claros; dudo mucho que se dejen quitar el chollo tan fácilmente, y a pesar de que les han aparecido jugadores muy buenos en esta nueva partida que se está jugando, serían muy tontos si no volvieran a ganar ya que juegan con las cartas marcadas.



Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>