jueves, 14 de febrero de 2013

Vivir con pasión y con pasiones

Se increpa sin fin contra las pasiones; se les imputan todas las penas del hombre y se olvida que son también la fuente de todos sus placeres. Sólo las pasiones, y las grandes pasiones, son las que pueden elevar el alma a las grandes cosas. Sin ellas no hay nada sublime ni en las costumbres ni en las creaciones. Su contención anonada la grandeza y la energía de la naturaleza. Será, pues, una felicidad el estar dotado de fuertes pasiones. Sin lugar a duda sí, siempre que todas se produzcan al unísono. Estableced entre ellas una armonía adecuada y nunca podréis apreciar desórdenes. (Diderot)

Proponerse la ruina de las pasiones es el colmo de la locura. Triste proyecto aquél, el de un religioso que se atormenta como un desquiciado para no desear nada, no apasionarse por nada, no sentir nada, y que finalizará convirtiéndose en un verdadero monstruo si llegase a cumplirlo.
 
Las religiones invitan a lamentarse y atormentarse por ofender a un dios. ¿Y quién es, pues, ese dios? ¿Un dios lleno de bondad? ¿Un dios lleno de bondad encontraría placer en el sufrimiento de los simples mortales?

Y nos hablan de la preparación para otro mundo, pero como nos conocemos y sabemos que fallamos al sucumbir a nuestras pasiones, vivimos y morimos con temor a lo que sucederá en el otro mundo. Habría bastante tranquilidad en este mundo, si tuviéramos la completa seguridad de que nada hay que temer en el otro: la idea de que Dios no existe no ha atemorizado jamás a nadie, pero sí la de que existe uno.
 
Se me debe exigir que busque la verdad, pero no que la encuentre. ¿Qué es un escéptico? Es un filósofo que ha dudado de todo lo que cree, y que cree lo que un uso legítimo de su razón y de sus sentidos le ha demostrado como verdadero. Lo que jamás ha sido puesto en duda no puede ser de ninguna manera probado. Lo que no ha sido examinado sin prevención no ha sido jamás bien examinado. El escepticismo es, por consiguiente, el primer paso hacia la verdad. Sería deseable que una duda universal se propagase por la superficie de la tierra. “Por la razón y no por la violencia es por donde hay que llevar al hombre a la verdad”. Gracias a la extrema confianza que tengo en mi razón, mi fe no está a merced de los millones de payasos que pululan por el mundo.
 
No invito a nadie a que abandone su fe, cada quien es libre de atarse como quiera y a lo que quiera, libre de permanecer atado o liberarse, libre de apasionarse por la vida o vivir creyendo que su fanatismo es pasión. 
 
El hombre es fanático por naturaleza; si ha crecido en un país pobre, suele poner sus esperanzas en un dios sobrenatural y todopoderoso; si procede de un país del primer mundo, lo más seguro es que su religión sea consumista y su dios el dinero. En ambos casos doblega sus pasiones en aras del dios al que obedece ciegamente. En mi vida he conocido pocos -demasiado pocos- hombres libres y muchos con la venda puesta. 
 
He aquí la paradoja de las religiones que coinciden en hablar de unos pocos elegidos en medio de una multitud de llamados. Es paradógico que la inmensa mayoría de los hombres sean creyentes y sólo unos pocos lo pongan en duda; ¿Quizás serán estos últimos los elegidos?


 

 
 
 

8 comentarios:

Juan José Rubio Silvestre dijo...

Hablando de toros, ¿has escuchado a Cantó? Para alucinar.

Emilio Manuel dijo...

Puestos a hacernos preguntas ¿que es la verdad?, ¿es tu verdad?, ¿es la mia?, ¿es la verdad de hoy, pero no la del mañana?.

Existe un universal en todas las culturas que se llama religión sin calificativos adicionales, independientemente de que existan ateos, agnósticos o fervientes creyentes, pero ha sido esa creencia la que ha liberado al hombre de sus miedos y le ha permitido avanzar, bien es cierto que en otros casos lo ha detenido.

Saludos

RGAlmazán dijo...

No estoy tan seguro, como Diderot, de que es una felicidad estar dotado de pasiones, sin embargo estoy seguro de que las pasiones son necesarias para ser feliz.
Las certezas rotundas, los dogmas van contra la ciencia, les basta con creerlos y no con probarlos. Hace tiempo que llegué a la conclusión de que es inútil discutir de algo que no se puede probar, de religión, por ejemplo.

Salud y República

Carlos Galeon dijo...

Las pasiones pueden ser de dos tipos: virtudes o vicios (y no hablo desde un punto de vista religioso, por supuesto), entendiendo por virtud lo que no ataca ni hace daño a la sociedad en que uno vive. El problema de la pasión es que, tal y como indica su propia palabra es un sentimiento vehemente, y como tal puede no ser controlado, lo que lo convierte en peligroso para el propio ser humano que la cultiva o la padece.
En lo que respecta a las creencias religiosas, hemos de partir de una presupuesto muy sencillo: no se puede creer en lo que no se ha demostrado que existe, más que por palabrería o través de iluminados que dicen oír voces que les dan unos mandatos, o que ven directamente una imágenes que otros no ven. Y como lo que no existe no puede ser demostrado que existe, es inútil el estudio de la existencia en dioses.
Por suerte, hoy en día la ciencia tiene respuestas para la mayoría de las preguntas que antes se hacían los que necesitaban creer en una religión, en un creador del Universo y del Hombre.
Salud y saludos.

Ciberculturalia dijo...

Me es difícil vivir sin pasión pero lo más arriesgado sea quizás cuando está se convierte en obsesión. Es entonces cuando esa "buscada libertad" desaparece por completo.
Pero como siempre todo depende de la cantidad y de la calidad. Cuánto apostamos y a qué.
Besos

Anónimo dijo...

|
|
|

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Hello. Facebook takes a [url=http://www.onlinecasinos.gd]slots[/url] wager move in reverse on 888 casino apportion: Facebook is expanding its efforts to push aside rash real-money gaming to millions of British users after announcing a stance with the online gambling cast 888 Holdings.And Bye.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>