domingo, 11 de marzo de 2012

La reina de las ciencias

«No hay sabios que gustosamente no colocaran la ciencia de la que se ocupan en el centro de todas las ciencias, casi en la misma forma que los hombres primitivos se colocaban en el centro del mundo, persuadidos de que el universo había sido creado por ellos. Las profesiones de muchos de estos sabios, examinándose filosóficamente, encontrarían, posiblemente, incluso, además del amor propio, causas de peso suficiente para su justificación»

 Biología, Astronomía, Física, Química, Geografía, Demografía, Antropología, Economía, Psicología, Sociología, y muchas otra ramas de la ciencia, más todas las ciencias aplicadas, pero una es la reina y señora, la que domina a las demás, la que hace y deshace a su antojo, me refiero a la politología o ciencias políticas. El mundo lo dominan los que saben de política, y así ha sido desde siempre. Obama, Sarkozy, Merckel, Rajoy, son sólo títeres de los verdaderos conocedores de los entresijos de la política. En España, los grandes empresarios y grandes fortunas gestionan la política para que las leyes y decretos les favorezacan, los banqueros hacen otro tanto, pero ¿qué pasa con los otros 40 millones de españolitos? Pues sencilla y llanamente que no sabemos nada de política, y lo gritamos de viva voz en las calles, nos interesa que la fiesta del toro embolao no se acabe, o la del toro enmaromado, o la del toro de Coria, o el toro de la Vega de Tordecillas, o la pava de Cazalilla, o la cabra de Maganeses de la Polvorosa, o los gallos de Guarrate, o las corridas de gansos de Carpio del Tajo, o que el fútbol siga siendo igual de apasionante, o que la televisión nos siga dando a raudales ídolos como Belén Esteban o Torrente, a la par que programas de la talla de Gran Hermano, que la semana santa siga siendo la semana mayor, y los carnavales, y las fallas, y un larguísimo etcétera.

Es curioso que la ciencia política moderna haya nacido en el siglo XV con Maquiavelo, pero más curioso todavía que sus recomendaciones sigan siendo llevadas al pie de la letra por los modernos artistas de la política, el grupo Bilderberg, La comisión trilateral, el club de Roma, o cualquiera de esos grupos en la sombra que manejan los hilos del mundo, esos que nos han llevado al fin programado de la democracia. Porque aunque a muchos les cueste aceptarlo, la democracia de un estado significa que el poder reside en la totalidad de los miembros de ese estado, y no que se encuetre en las manos de unos pocos. Nuestros hijos y nietos tendrán que dar un repaso a la historia para entender estos conceptos pero no los vivirán en carne propia. La democracia no pudo sostenerse más y sucumbió a la mal llamada globalización; al mundo se le ha hecho creer que se iba a globalizar todo, pero lo único que se ha globalizado es el comercio, el dinero y el poder financiero, mientras que el hambre, las injusticias, la desigualdad social jamás se han tenido en cuenta en el proceso de globalización. 

El mundo está lleno de payasos y títeres de los poderes políticos, lleno de técnicos, ingenieros, médicos y arquitectos, lleno de artistas, de vividores, pero carece de educación política, mientras que sean unos pocos los que se preocupen por conocer los entresijos de la política, los demás tendremos que conformarnos con vivir en esta especie de libertad controlada, condicionada y acomodada. Mientras que el común de la gente se olvide de participar activamente en la política, los Maquiavelos modernos seguirán haciendo de las suyas, mientras nos creamos tan modernos como para copiar el modelo básico que tan bien les ha funcionado a las comunidades indígenas, más lejana quedará esa llamada democracia, que en un momento de lucidez de la humanidad se inventó, pero en muy poco tiempo -por nuestra apatía- desapareció. Mientras no entendamos que está en nuestras manos el cambiar las cosas, que los poderosos basan su poder en nuestro conformismo, que si seguimos el guión que ellos han escrito vamos a un estado de esclavitud cada vez mayor; mientras la fe, y no nuestro esfuerzo, sigan moviendo las montañas, esto seguirá tal cual ellos lo han querido.



8 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Niego la mayor de tu artículo, la política no es "la reina y señora" dominadora de las demás ciencias, la política tiene una base muy sencilla, lo debería de conocer todo el mundo,política solo es: "la buena administración de lo público" simple y llanamente, todo lo demás es otra cosa. Hemos olvidado o mejor nos lo han hecho olvidar que "somos un animal político" como decía Aristóteles, ya que la sociedad tiene una función primordial que es la de controlarlos y hemos dejado de hacerlo porque nos han "atontado" con todo aquello que manifiestas.
Considero que en la actualidad la ciencia que domina es la economía y todas las malas personas que hay a su alrededor.

Un saludo Dean

Felipe dijo...

Estoy con Emilio Manuel.El ser humano es,por esencia,un animal político por cuanto deviene de la "polis" y su relación con el resto de sus conciudadanos.

Lo que ocurre es que la política está tan degradada que cualquiera puede dirigir la "polis" a base de mentiras y corruptelas sin existir mecanismos que lo expulsen de la vida pública.

El ciudadano ha hecho dejación de sus funciones al no exigir en su permanente controversia lo que siempre se dio en llamar las prácticas del "buen gobierno"

Un saludo

RGAlmazán dijo...

La preocupación por lo político debería ser general. Sin embargo, parece que de lo político sólo se preocupan unos cuantos, muchos de ellos quieren el poder para su propio beneficio, mientras la mayoría deja hacer porque no quiere participar. Un craso error.

Salud y República

Pilar dijo...

No entro al debate sobre si es o no la politica la reina de las ciencias, pero sin duda abandonar en manos de "profesionales", el espacio público tiene graves consecuencias para la mayoría que parece haber olvidado que juntos podemos.

José dijo...

Hay mucho conformista o que pasa de política porque dicen - yo no entiendo de política – o también – porque todos lo políticos son todos iguales – Pero estos son los peores políticos, porque a la mayoría, en definitiva les gusta ser “el perro del amo”
Un abrazo

José Alfonso. dijo...

No se debe hacer, el copia y pega está feo, pero pásame la manon una vez. Te ruego que entres (copia el enlace en tu navegador)aquí:

http://canarias-semanal.com/not/1643/un_coronel_del_ejercito_espanol_se_pregunta_a_que_esperamos_los__espanoles_para_sublevarnos/

Un abrazo.

Elimina éste mensaje, después, si lo deseas.

Arwen dijo...

Jajaja... la foto se sale... sobre lo demás... he decido no leer más prensa, ni ver más televisión... esto es el Apocalipsis, prefiero vivir en la burbuja del no-ver, no-saber... ceguedad total = felicidad.

Besos.

Arwen

Gil dijo...

Hola Dean!! Pasaba por aqui y lo que leo me gusta. creo que me quedo por aqui, si me lo permites...

En mi opinion la reina de las ciencias es la banca, o mejor dicho, la banca es la reina del trapicheo, y como reina del trapicheo y DEL DINERO, compra a los politicos y les convierte en sus soldados. Tambien a la prensa grande.

Te acuerdas del viejo refran? Las leyes son como las telas de aranas. Los insectos chicos caen en ellas y mueren, mientras los grandes las rompen y pasan a traves de ellas.

Te invito a un cafecito virtual en mi blog y seguimos.

saludos

Gil

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>