viernes, 3 de febrero de 2012

La pesca global

La destrucción del gigante atún rojo es un símbolo de todo lo malo de la pesca global de hoy: Las nuevas tecnologías pesqueras tienen una capacidad de matar asombrosa, una red oscura de empresas internacionales haciendo grandes ganancias con su comercio, la gestión de la pesca, y la negligencia y la indiferencia de los consumidores y de los gobiernos.

Los océanos del mundo son una sombra de lo que fueron. Con unas pocas excepciones notables, como pesquerías bien administradas en Alaska, Islandia y Nueva Zelanda, el número de peces nadando en el mar es una fracción de lo que era hace un siglo. Los biólogos marinos difieren en la magnitud de la disminución. Algunos argumentan que las poblaciones de peces grandes de alta mar han caído entre  un 80 y un 90 por ciento. Pero todos coinciden en que, en muchos lugares, hay demasiados barcos y muy pocos peces.


Especies populares como el bacalao han caído en picado desde el Mar del Norte a Georges Bank en Nueva Inglaterra. En el Mediterráneo, 12 especies de tiburón están comercialmente extinguidos, y el pez espada, que debería crecer tanto como un poste de teléfono, ahora apenas llega a la juventud y se come cuando no es más grande que un bate de béisbol. 

Desde África Occidental, las flotas mal reguladas, tanto locales como extranjeras, están acabando con las poblaciones de peces de las aguas de producción de la plataforma continental, privando a los pescadores de subsistencia en Senegal, Ghana, Guinea, Angola y otros países para los que el pescado es la principal fuente de proteínas para las familias. En Asia, tantas embarcaciones han pescado en las aguas del Golfo de Tailandia y el Mar de Java que las existencias están a punto de agotarse.

"Cruel" podría parecer una acusación dura para la profesión milenaria de la pesca y ciertamente no se aplica all 100% de los que la practican, pero ¿de qué otra forma podemos catalogar a los cazadores del tiburón, que matan a decenas de millones de tiburones al año, a fin de comercializar sus aletas sin importarles que luego se hundan para finalmente morir en el fondo del mar? ¿Cómo llamaríamos a quienes les importa un comino que un incalculable número de peces y otras criaturas del mar queden atrapados en sus redes, para agonizar en ellas y luego ser arrojados al mar como pesca incidental inútil? ¿O a los que se dedican a la pesca con palangre, que deja en el mar miles y miles de anzuelos con cebo para atraer y ahogar a criaturas, como la tortuga boba y el albatros errante?


¿Acaso consideramos poca cosa estas pérdidas porque los peces viven en un mundo que no podemos ver?  Pero si viviera en tierra, la majestad del atún rojo sería comparable a la del león. ¿Será alguien capaz de imaginar por un momento la belleza de estas criaturas si las tuviera a su alrededor de forma cotidiana?
Una de las ironías y tragedias de la caza del atún rojo del Mediterráneo es que el propio acto de la procreación,  lo pone a  merced de las flotas pesqueras. En la primavera y el verano, ya que el agua se calienta, esta especie busca la superficie para desovar; las hembras grandes expulsan decenas de millones de huevos y los machos emiten nubes de esperma. Desde el aire, en un día tranquilo, esta agitación  se puede ver a kilómetros de distancia desde los aviones contratados por las misma flotas. Así es la naturaleza humana, aniquila a otros seres en el justo momento que estos se esfuerzan para que su raza no desaparezca.




4 comentarios:

Cristina dijo...

Excelente! También duele mucho ver la caza de ballenas y otas especies más!
Te dejo un abrazo enorme y te deseo un hermoso fin de semana.

Arwen dijo...

Se nos olvida a menudo lo más importante...

Un beso Dean.

RGAlmazán dijo...

Somos la especie más depredadora de la tierra. La esquilmamos totalmente sin pensar en el futuro y en las generaciones venideras, y mucho menos en las otras especies animales.

Salud y República

Carlos Galeon dijo...

Como vivo en un barrio marinero, sé muy bien de qué va el tema. No sólo es que se está acabando con los peces por el exceso de pesca -y como siempre la codicia humana- sino por la contaminación de los mares, y porque la regulación que se hace de la pesca, no se hace en los meses correctos, que deberían de ser una vez que las hembras ya han desovado y las crías se han desarrollado.
Todos los pesacadores me hablan de que el futuro de la pesca no existe, y que dentro de pocos años, todo el pescado que se coma será el criado en piscifactorías (siempre u cuando la contaminación lo permita).
Saludos y un abrazo.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>