domingo, 8 de enero de 2012

Alma de Tuareg

"Tenéis de todo, pero no os basta. Os quejáis de todo. ¡En Francia se pasan la vida quejándose! Os encadenáis de por vida a un banco, y hay ansia de poseer, frenesí, prisa... En el desierto no hay atascos, ¿y sabe por qué? ¡Porque allí nadie quiere adelantar a nadie!"


Los tuareg han sido siempre, en Europa, un producto de la imaginación popular: jinetes sobre elegantes camellos, viajeros en una tierra infinita, los últimos pueblos libres sobre nuestro planeta. Su conocimiento está teñido de ideas románticas, pero la realidad de estos grupos pastores muestra una difícil adaptación a un medio áspero, frecuentes períodos de hambre y una libertad restringida a las necesidades de pastos para sus rebaños, de los que los tuareg son absolutamente dependientes. La escasez de alimentos les ha obligado a practicar el pillaje como actividad económica, pero en la antigüedad fueron un pueblo poderoso y temido, en guerra permanente contra las ricas ciudades de la cuenca del Níger. En época colonial y, después, con la creación de las naciones africanas, han sostenido luchas desesperadas para mantener su independencia y libertad de movimientos. En la actualidad, su destino es la sedentarización y la necesidad de buscar nuevos medios de vida.

"Me gustaría conservar por siempre la admiración de la primera mirada. Guardar en mí el alma nómada, el corazón Tuareg. No sé por cuánto tiempo seguirán teniendo los jóvenes la oportunidad de descubrir diferentes mundos en una vida. El hecho de crecer en un universo que escapa al tiempo y de explorar acto seguido civilizaciones tan separadas unas de otras posee un inestimable valor.

La vida se enriquece con todas esas diferencias. Sin embargo, nosotros, los nómadas, los hombres libres y sin edad, nos vemos amenazados por el tiempo. Es difícil saber durante cuántos años más podremos sobrevivir en esa tierra sedienta en la que ya no llueve. Nuestros antepasados optaron por el desierto para ser libres, aunque hoy en día pagan con su vida esa libertad. Todos los años, el desierto pierde un poco más de vida, y éste es el porqué de mi lucha para que los niños tuaregs vayan a la escuela, ya que, en el futuro, uno tendrá que ser muy rico para hacer suficiente acopio de agua y alimentos.


Son cada vez más los nómadas que se van al desierto con sus cisternas para matar la sed del ganado. Los pastores de rebaños pequeños carecen de medios para ello. Los niños deben contar con la libertad de elección entre el desierto y la ciudad.
Conseguiremos evolucionar porque poseemos el sentido del compromiso. Si nos implicamos, vencemos. Cuando iba a la escuela, los otros niños nos miraban al cuello para ver si llevábamos colgando alguna suerte de amuleto que les permitiera comprender por qué éramos los mejores. Nuestro único misterio era saber desear.

Sigo estando convencido de que todas las civilizaciones necesitan soñar con una tierra en la que todos los hombres caminen en libertad hacia los amplios horizontes, en la que las vidas se contenten simplemente con abrazar el ritmo de la naturaleza, en la que los seres obtengan su felicidad mediante la belleza, la fe, lo invisible y lo inmaterial. Los nómadas llenan los ensueños de los urbanícolas, e incluso en el caso de que nos alejemos de las tierras que nos vieron nacer, lucharemos todos para que, en el corazón de las ciudades, el alma del nómada siga siendo eterna, y su mirada, siempre virginal.
 
Es Francia la que me ha abierto los ojos, porque las raíces tienen sentido cuando se salen de la tierra y tienden hacia un más allá. La diversidad de paisajes, la sorpresa de los habitantes de las grandes ciudades y su extraña agitación me han hecho comprender hasta qué punto la tierra necesita del desierto, de su belleza, de su silencio y de la fuerza de sus horizontes. 







Ese silencio pone de relieve el ensanchamiento de vuestra vida, a la que añade densidad. Me siento orgulloso de ser un Tuareg y de vivir en Francia. Estadlo vosotros también de ser lo que sois y tened fe en vuestra hermosura."



7 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Dean una hermosa y reflexiva entrada.

No es una vida fácil, tanto es así que intentan, los que puede, mandar a sus hijos a estudiar para salir del circulo en el que se mueven - como dice el relato-, pero tienen otras ventajas, no viven la opresión del tiempo como lo hacemos nosotros, pero ojo, la viven de otro tipo, el transporte, la carencia o no del agua, las enfermedades, etc....

No debe desaparecer el desierto, pero no convirtamos el mundo en un desierto.

Un saludo

Felipe dijo...

Los tuareg tienen una extraña organización interna.Extraña para nosotros,claro.Sin embargo es un pueblo que se siente vivo y como alejado de toda civilización moderna.

Es pueblo admirado y,al mismo tiempo,no deja de ser contravertido

Un saludo

emejota dijo...

¡Has adivinado mi secreto ;), en mi perfil lo primero que se puede leer es que soy nómada. Evidentemente no solo me refiero a la cuestión espacial.
Estupenda entrada, ¿o será que me puedo identificar con ella y por ello me agrada tanto? Bs.

Cristina dijo...

Muy, muy buena entrada.
Las fotografías acompñana a la perfección el texto, que en lo particular me sirvió para conecer un estilo de vida y un pueblo diferente.
Las personas que viven en el desierto tienen un nivel de apatación casi irreal, solo imaginar la escazés del agua yo no sobreviviría.
Te dejo un abrazo, siempre es interesante leerte.

Ciberculturalia dijo...

Tienes razón sobre la consideración europea de los tuareg, toda ella teñida de romanticismo y fabulación. Totalmente irreal.
Su realidad es muy otra en cambio. Una vida dura y llena de amenazas.
Un beso

RGAlmazán dijo...

Los tuareg son un ejemplo vivo de un pueblo libre. Un pueblo que incesantemente debe buscar agua y alimentos en una tierra inhóspita y esteril.
Abnegados y sacrificados han cambiado libertad por dificultad para sobrevivir. Pero ahí están. Son dueños de sus vidas, aunque sea a un precio caro.

Salud y República

Arwen dijo...

Preciosa entrada, como nos tienes acostumbrados.

Un beso de retorno Dean y feliz año nuevo, que sea más hermoso y que nos deje grandes y buenos momentos.

Arwen

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>