martes, 6 de diciembre de 2011

Hay sangre en mi móvil


No se si todo el mundo conoce lo que está ocurriendo con un mineral denominado coltan, del que se extraen niobio y tántalo, y que en los últimos 10 años ha sido blanco estratégico de las compañías de exploración minera, tema de controversia social y medioambiental e incluso objeto de debate en las propias Naciones Unidas.

El coltan es fundamental para el desarrollo de nuevas tecnologías: telefonía móvil, fabricación de ordenadores, videojuegos, armas inteligentes, medicina (implantes), industria aeroespacial, levitación magnética, etcétera. Esto es debido a sus singulares propiedades, tales como superconductividad, carácter ultrarrefractario (minerales capaces de soportar temperaturas muy elevadas), ser un capacitor (almacena carga eléctrica temporal y la libera cuando se necesita), alta resistencia a la corrosión y a la alteración en general, que incluso le hacen idóneo como material privilegiado para su uso extraterrestre en la Estación Espacial Internacional y en futuras plataformas y bases espaciales.

Los principales productores mundiales son Australia, Brasil, Canadá y algunos países africanos (República Popular del Congo, Ruanda y Etiopía), aunque sus reservas base son prácticamente desconocidas para todos ellos. El valor del niobio consumido en 2006 fue de 118 millones de dólares americanos, y el de tántalo de 164 millones. España es deficitaria en niobio y tántalo y, curiosamente, es posible encontrar vendedores de coltán en nuestro país.

Su explotación en África ha estado, y está, ligada a conflictos bélicos para conseguir el control de este material, condiciones de explotación en régimen de semiesclavitud, desastres medioambientales con gravísimas repercusiones en la fauna local de especies protegidas (gorilas, elefantes), e incluso a graves problemas de salud asociados con los arcaicos e infrahumanos métodos de explotación.

Muy recientemente se ha puesto de manifiesto un problema adicional, que podría tener consecuencias graves, relacionado con la explotación artesanal del coltán en la República Popular del Congo y que está directamente relacionado con las paragénesis minerales típicas de estos yacimientos. Se han evidenciado dosis de radiación en los trabajadores congoleños que se dedican de forma artesanal a la extracción de coltán de hasta 18 mSv por año.

Aunque ha salido a la luz el problema socioeconómico, medioambiental y político relacionado con la mala explotación y comercialización de esta materia prima, la crisis ligada a su extracción todavía continúa, y los estudios científicos sobre el coltán son aún insuficientes.

Sería bueno que nos lo pensáramos dos veces antes de regalar ese nuevo móvil o esa videoconsola a nuestros hijos.






8 comentarios:

María dijo...

Está muy bien que se hable de este tema.

Un saludo

Ciberculturalia dijo...

Había leído algo sobre el tema, por supuesto en la prensa alternativa. Ahora voy a ver los vídeos que traes. Gracias.
Un beso

Cheli dijo...

No tenia ni idea.
Es mas de lo mismo: lo que por un lado significa un avance, por el otro, es lo que ya conocemos, explotacion con todas sus consecuencias.
No se puede mover un dedo sin sentirse culpable, por participar desde este lado en todo eso, aunque sin quererlo, pero lo hacemos.
Un beso.

Misón dijo...

Esto es tan difícil! dejarémos de hablar por el móvil, de utilizar el ordenador o le quitaremos la consola a nuestros hijos? realmente vivimos en un 1er mundo egoista en el que nos importa un comino lo que sucede más allá. Quiero ser sincera, yo no dejaré de hacerlo. Es duro, pero es la pura verdad. Aún así debemos hacer algo para que las condiciones infrahumanas en las que se extrae este mineral salgan a la luz. Gracias Dean, por darnos siempre en las narices con la cruda realidad, y es que hasta los más solidarios somos insolidarios.

RGAlmazán dijo...

Pues sí, deberíamos pensárnoslo. Es tremendo ver las vidas y desgracias que cuestan en el tercer mundo, la tecnología que utilizamos con gran alegría.

Salud y República

Emilio Manuel dijo...

He trabajado durante muchos años, en una multinacional de las telecomunicaciones y, aunque no fabrica móviles, es un elemento que está muy presente en materiales electrónicos desde hace muchos años, algo de lo que sabíamos, igualmente que era motivo de conflictos en muchos países, especialmente Africanos, la cuestión es como hacer frente a estas multinacionales que corrompen Estados, hemos hechos del móvil un producto de primerísima necesidad, en España hay más móviles que habitantes, ¿como solventamos el problema?... ¿que no lo compren?, ¿que reflexionen sobre el móvil?, si realmente se reflexionara sobre este producto seguro que no se compraría, personalmente lo odio.
Un saludo

Felipe dijo...

¡Desalmados y criminales!.Es lo único que se me ocurre decir

Saludos

Cristina dijo...

Muy buena tu publicación,no tenía ni idea de lo que comenta tu artículo.
Un gusto pasar a leerte, abrazos.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>