sábado, 25 de mayo de 2013

Un círculo virtuoso

  No sólo enseñes a tu hijo a leer, enséñale a cuestionar lo que lee. ¡Enséñale a cuestionarlo todo!

Existe un lugar -en el norte obviamente- en donde la educación es gratuita e igualitaria, independientemente de la situación geográfica del alumno, o de su posición socio-económica. El profesorado tiene una sólida formación académica con especial atención a la actualización de sus necesidades profesionales. El centro social despliega una activa participación del medio social en el que se encuentra. El almuerzo y el transporte están asegurados para todos los alumnos hasta que terminen la educación obligatoria.

Un lugar en el que -en las primeras etapas- no segregan a los alumnos con buenas notas de los que no se manejan demasiado bien en la escuela y los alumnos permanecen en el mismo colegio entre los 7 y los 16 años; no hay institutos.

Un lugar en el que la profesión docente está enormemente valorada socialmente. Un 26% de los egresados del sistema escolar aspiran a ser profesores. Para ingresar a las carreras de pedagogía se hace una rigurosa selección, sólo es admitido cerca del 10% de los postulantes. Lo más relevante en el examen de selección son las características personales y la vocación del postulante a pedagogía. Lo básico de la formación de un profesor es que tiene que aprender a realizar investigación, manejar teorías, adquirir competencias metodológicas, y producir conocimiento a través de los  resultados de estas indagaciones, transformándose en experto investigador. Al mismo tiempo tienen un 30% de su aprendizaje como práctica, en estudios de casos y resolución de problemas reales. Esto permite que los maestros no sean meros repetidores de conocimientos, sino personas con gran capacidad reflexiva. El constructivismo se practica en detalle. Se les exige un grado de Maestría según los acuerdos de Bologna, para lo cual tienen que hacer una tesis de investigación. Los profesores que quieren tienen acceso directo al Doctorado.


Un país en el que se selecciona a los profesores entre el 10% de los graduados universitarios más brillantes, y a partir de ahí los forman para que logren ser excelentes docentes, ya que la única forma de mejorar los resultados es mejorando la instrucción. Hay muchos más aspirantes que plazas (1/10), por lo que el proceso para convertirse en profesor es muy exigente y selectivo. Los salarios son razonablemente buenos, y el prestigio social, muy grande, lo que atrae a más y mejores candidatos a la profesión docente. Todo un círculo virtuoso.

El sistema educativo de este país -cuyo nombre no voy a decir- tiene mecanismos de apoyo específicos para lograr que todos los niños sean capaces de obtener el máximo beneficio de una instrucción excelente. Esto es crítico. Debe ser así, pues una cuarta parte de sus alumnos están sistemáticamente en los niveles superiores en las escalas de rendimiento de los estudios PISA, y tan solo un 5-6% en los niveles inferiores. Para poner estas cifras en contexto, baste decir que, en España, los porcentajes para estos dos extremos son los contrarios: Muchos alumnos con niveles muy bajos  y pocos en los niveles altos (4%).

En este lugar hay muy poca burocracia, el liderazgo es estable y son muy pocos los cambios bruscos (la política deja en paz al sistema educativo). Los profesores utilizan metodologías tradicionales que conocen bien, sin hacer muchas concesiones a técnicas innovadoras, meramente por serlo. Eso sí, los alumnos están acostumbrados a comportarse responsablemente desde pequeños; atienden en clase y trabajan con seriedad. Con ello el tiempo efectivo dedicado a la tarea es muy alto.

Todo el sistema se basa en la confianza; el ministerio de educación confía en sus profesores e instituciones, así que no hay inspectores; los profesores familia e instituciones confían en sus alumnos, así que no hay muchas evaluaciones ni tareas para la casa; todo mundo confía en el sistema educativo. A pesar de que a nivel mundial son los número uno en materia de educación, ciudadanía y calidad social, se siguen esforzando por avanzar en áreas que -desde su propio punto de vista- requieren mejorar.

Finalmente, quiero recordar que hay un lugar en el mundo en el que a los estudiantes se les enseña a pensar y en el que los profesores lo hacen por verdadera vocación y no como una manera de ganarse la vida; y han logrado algo único en el mundo: Que ese alto nivel educativo llegue a cada estudiante del país.



 




6 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Como ya conoces, las notas más bajas para entrar en la Universidad son exigidas en Magisterio cualquiera de sus ramas, siempre se encontrarán plazas en septiembre, si a esto le añadimos la pérdida de respeto del maestro por parte de la comunidad educativa, ya podemos imaginarnos lo que podemos esperar de todo el conjunto.

Saludos



emejota dijo...

Por estos lares nada peor considerado que un maestro, no les discutiré sus razones.
Visto lo visto y que cada cual recoge lo que siembra..... tan solo me planteo si nuestro nivel global cultural contiene la semilla de la autodestrucción, suponiendo que admitamos que la naturaleza todavía sigue siendo sabia. Bss.

Las Gemelas del Sur dijo...

Ellos lo han logrado.
Creo que es esencial que los mestros deban ser por vocación y unas cualidades personales de entrega y apertura y estar preparados al más alto nivel, pues tiene en sus manos un material delicadísimo y vital. Un mal maestro puede marcar a un niño para toda la vida.
Plantear la educación como una cuestión de estado, buscando el consenso y dejarlo fuera de los avatares políticos y los poderes religiosos. Por mal camino andamos...nos vamos a despeñar.

Saludos.

RGAlmazán dijo...

Hoy veré el vídeo, pero recuerdo con agrado el programa que hizo Évole en la Sexta sobre la educación en Finlandia y se te hacían los dedos huéspedes. ¡Qué diferencia!

Salud y República

Damian dijo...

me interesa, veré el dcuemntal que creo que ya lo habian puesto antes por ahi,

Carlos Galeon dijo...

El problema aquí, más que de profesorado es político. Por una parte, la cantidad de reformas introducidas en los programas de estudio, por otra, está la idea de que la educación pertenece a la escuela, cuando en realidad la educación se debe de aprender en casa y en el medio social y no en el colegio solamente. La falta de incentivación al estudio por parte de los padres y su despreocupación, dejando en mano de los profesores la educación de los hijos, y cargando sobre ellos esa responsabilidad, es también otro problema. Y luego están los intereses por proteger la educación privada, y en especial la religiosa, auténtico negocio e histórico atraso educativo del sistema español.
Saludos.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>