jueves, 9 de mayo de 2013

Lo que unos desprecian otros se mueren por tenerlo

En un régimen de dominación de conciencias, en el que, los que más trabajan menos pueden decir su palabra, y en el que inmensas multitudes ni siquiera tienen condiciones para trabajar, los dominadores mantienen el monopolio de la palabra, con que mistifican, masifican y dominan. En esa situación, los dominados, para decir su palabra, tienen que luchar para tomarla. Aprender a tomarla de los que la retienen y niegan a los demás, es un difícil pero imprescindible aprendizaje: es “la pedagogía del oprimido”.  

Paulo Freire


El Biblioburro es un proyecto del colombiano Luis Soriano Borges,  maestro que ha tenido la idea de acercar los libros a los niños del medio rural en una biblioteca itinerante, el medio de transporte que utiliza son una burra y un burro -llamados Alfa y Beto- por ello decidió nombrar a su iniciativa como Biblioburro. 
El propio maestro dice que su intención es llevarle la biblioteca a los niños para cambiarles el panorama, “cultivar colombianos con mentalidad constructiva,  mentalidad crítica y mucha imaginación”.

Si los profesores compartiesen las experiencias positivas que viven a diario, encontrarían una fuente inagotable de energía y de optimismo. No lo hacen por falso pudor, por pereza o por creer que lo que hacen no tiene la misma importancia que las iniciativas que otros llevan a cabo.

¿Cuántas experiencias creativas, hermosas y emocionantes son llevadas a cabo por los docentes en los diversos ámbitos de intervención del sistema educativo, pero no son divulgadas? ¿Por qué no darlas a conocer  y combatir así ese fondo de pesimismo que es tan nocivo y, por otra parte, tan antagónico con la esencia de la educación?


Esta iniciativa que hace varios años, diez aproximadamente, está llevando a la práctica este maestro colombiano en una zona rural del norte Colombiano nos deja una enseñanza tan grande que ha trascendido todas las fronteras y sirve de ejemplo a los maestros inquietos de todo el orbe. 


Él dice que hay niños y niñas que viven apartados de cualquier tipo de libros, ya que sus familias se encuentran diseminadas por los valles y perdidas en pequeñas aldeas de montaña. No llega allí ningún tipo de vehículo y ellos no tienen posibilidades de acudir a los centros de población en los que hay bibliotecas.


Los fines de semana, el maestro Soriano, carga de libros las alforjas de Alfa y Beto y va con esos humildes tesoros al encuentro de los niños y de las niñas que los reciben con entusiasmo. El dice que pretende cultivar su imaginación, que pretende poner un poco de color en sus vidas grises. Él dice que esos niños y niñas necesitan asomarse a las maravillas que encierran los libros.


Es emocionante ver las caras de los niños leyendo los libros y haciendo ejercicios diversos después de la lectura. Es alucinante escuchar las opiniones que los padres de esos niños manifiestan respecto a la iniciativa del maestro.

Es admirable que no se trate de una experiencia de un día o de dos, ocasional, pasajera, sino de un proyecto prolongado en el tiempo, que se ha hecho parte de la vida de esas personas a las que Paulo Freire calificaba de “los oprimidos”.


De muchos es sabido que al poder le interesa que el pueblo llano sea ignorante, que la cultura no le llegue, y en lugares como estos les queda fácil a los gobernantes dicha labor. ¿Pero es acaso justificable la ignorancia en lugares desarrollados en los que el acceso a la educación es universal? 


Por cosas como estas, no entiendo la desafección que muchos de nuestros escolares muestran hacia los libros y hacia la lectura. ¿Qué pasa? Creo que la abundancia nos ha saciado y ya no mostramos aprecio por bienes de los que otros carecen y que valoran en muy alto grado.



 

6 comentarios:

Aniquiladora dijo...

Muchos gobiernos impiden a la población el acceso a la cultura precisamente para privarle de toda posibilidad de utilizar el lenguaje como herramienta de liberación o sublevación.
Del mismo modo que determinados paises ricos en recursos naturales, no los explotan para tener a la población con la inquitud única de cómo alimentarse. Saben que manteniéndolos débiles no tendràn fuerzas para rebelarse.

Besos.

Carlos Galeon dijo...

Gran labor la de ese maestro, pero de poco sirve si no le ayudan. El poder no está interesado en que el pueblo tenga acceso a la cultura, porque eso permite pensar y es peligroso para mantenerse en su sitio.
El problema de nuestros hijos es que tienen todo fácil , dado y no explicado. Y que tienen la televisión, los vídeo-juegos, y otros entretenimientos más atractivos. Es obligación de los padres el hacer que estudien y se aficionen a la lectura. Pero siempre ha sido así. Nunca a los niños nos gustó ir al colegio. Era una obligación que no nos quedaba más remedio que cumplir con ella. Entonces no teníamos los sofisticados juegos de ahora, pero también preferíamos salir a jugar a la calle, antes que ir a la escuela.
Saludos.

Emilio Manuel dijo...

Durante bastante tiempo los libros de Paulo Freire fueron mis libros de cabecera. En mi propio blog aparecen desde el principio dos citas de este educador que abrió caminos nuevos.

Un saludo

La Perfida Canalla dijo...

Me parece una iniciativa genial

Por cierto soy Pérfida
Un saludo coleguita

amparo puig dijo...

La abundancia nos ha saciado, exactamente, y ya no valoramos lo que tenemos. hace poco ví - creo que en el PaIs semanal- la foto de una "escuela" que un profesor indio había creado para niños de la calle. La escuela estaba junto a un puente, los niños se sentaban en el suelo y algunos habían podido acceder a la educación primaria. Esos niños sí que apreciaban la educación, la lectura, la enseñanza, porque para ellos era un regalo, el mejor.

RGAlmazán dijo...

Verdaderamente emotivo. Una iniciativa valiosísima. Un hombre que merecería un premio Nobel. Su labor impagable queda en el anonimato, a pesar de ser grandiosa.

Salud y República

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>