miércoles, 1 de mayo de 2013

El país más premiado de Europa

Si el trabajo lo hizo dios como castigo, entonces la ausencia de él es un premio. Hoy es el día del país más premiado de Europa.
El cinturón tan apretado como en tiempos de guerra y los especuladores y ricos exigiéndole al pueblo más austeridad; los ministros y miembros del gobierno disfrutando de su maravilloso puente, llenando sus gordas barrigas, hartándose de vinos caros y champagne francés, rodeados de putas de lujo en yates de sus amigos mafiosos, sin dejar de pensar ni un sólo instante en la manera de seguir exprimiendo a sus esclavos -o fuerza laboral- y a sus familias. 
Primero de mayo, señoras y señores, para salir a las calles a reclamar ¿derechos? a denunciar ¿abusos? salir a la calle ¿para qué?
No creo en primeros de mayo de hipocresía sindicalista, creo en años de vida con dignidad, de conciencia ciudadana, de voto comprometido, de gente que se interesa por los problemas de su comunidad antes que por el fútbol, la farándula y las fiestas; no creo en gritos de "si podemos", creo en actos de responsabilidad; no creo en golpes de pecho en la misa del domingo, creo en el día a día vivido sin hipocresía. No quiero que haya trabajo para todos, quiero que haya vida digna para el pueblo. No quiero que se vayan los corruptos, quiero que la corrupción no merezca la pena. No quiero ser gobernado por nadie, quiero que el pueblo elija a unos líderes que le ayuden a organizarse. No quiero educación para formar trabajadores fieles al sistema, quiero educación para formar hombres libres. No quiero bancos que nos presten dinero, quiero que nadie necesite de los préstamos. No quiero miles de personas indignadas, gritando que quieren un mundo mejor; quiero multitudes anónimas de gentes sencillas que aborrecen la injusticia y se comprometen con la libertad. No quiero hombres valientes que no teman a la guerra, quiero hombres y mujeres sin miedo a la libertad.
 
 

11 comentarios:

amparo puig dijo...

La vida es nuestra y tenemos derecho a ser nosotros mismos. Vendemos, a cambio de dinero, nuestros conocimientos y nuestro tiempo, o sea nuestra vida. Esta crísis - que sólo nos golpea a algunos- es, además de una crisis económica, una crísis de valores, de coherencia, de dignidad. Suscribo tu texto línea por línea.

Taty Cascada dijo...

Lo has dicho todo, y apoyo tu grito y tu demanda. Solo espero que la crisis que están sufriendo la superen, y puedan salir adelante por el bien de tantos miles que están sufriendo las consecuencias.
Un abrazo Dean.

emejota dijo...

Me adhiero a tu no quiero. Bss.

Pilar V dijo...

Quiero un 1 de mayo que celebre un salario justo, no uno que clame por un trabajo de esclavo.

Un saludo

Juan José Rubio Silvestre dijo...

Yo tampoco quiero.
Excelente post.

Emilio Manuel dijo...

Yo también lo quiero, solo que el mundo ideal es una cosa y el real otra, ese ideal que deseas, nunca lo ha alcanzado el hombre, soñar con utopías está muy bien pero hay que pisar el suelo y no es malo que existan sindicatos y partidos políticos que, controlados por la propia sociedad, busquen un mundo mejor. ¡¡Ah!! ayer, 1º de Mayo, pude ver en la manifestación "no oficial" ácratas, cenetistas y en general muchos cabreados pidiendo una mejor vida.

Saludos

Carlos Galeon dijo...

Estamos muy lejos de conseguir eso que quieres y creo que muchos otros queremos, pero como siempre he dicho, no por ello debemos dejar de luchar por conseguirlo, porque la utopía, por muy lejana que esté, nos marca la senda correcta a seguir.
Que nunca nos falten los sueños por los que luchar.
Saludos.

Mar dijo...

En España sobre todo, hay más de seis millones de premiados :(

Saludos!

RGAlmazán dijo...

Deseos loables por los que hay que luchar.

Salud y República

Francesc Cornadó dijo...

Son unos chorizos, y todo esto no acbará hasta que no acabemos con ellos.
Salud
Francesc Cornadó

Jessica dijo...

Yo quiero un mundo en el que no se aprovechen de la excusa de la crisis para hacer más daño al débil.

Un abrazo!

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>