lunes, 29 de abril de 2013

La economía de los no idiotas

“La austeridad es contraproducente, crea sufrimiento”

Un estudiante de 28 años, en su camino para sacarse un doctorado en Economía en la Universidad de Massachusetts, ha desenmascarado la mentira macroeconómica más significativa de los últimos años, y sobre la que EE UU y Europa se han apoyado en su campaña por la austeridad fiscal y el recorte drástico del gasto. La base de las políticas de austeridad que están a punto de dinamitar los pilares del Estado de bienestar en medio mundo, ha resultado tan falaz como las armas de destrucción masiva que sirvieron para justificar la invasión de Irak.

Cuando la deuda de un país supera el 90% del PIB, el crecimiento de la economía es inviable. O sea, lo que está haciendo el gobierno español es hundirnos hasta el más profundo de los abismos. Hoy son muchos -demasiados diría yo- los políticos que  defienden esa  errónea estrategia de que se pase la podadora al gasto para volver a la senda de un crecimiento sano y robusto. Estos malos gobernantes han creído a pie juntillas lo que sus asesores económicos les decían, sin darse cuenta de que éstos, se basaban en un estudio con gravísimos errores de cálculo


No hay plena conciencia de que la visibilidad mediática de un economista depende primordialmente de su utilidad para los intereses económicos a los cuales sirve, que tienen gran influencia en los medios. Y esta gran influencia, que alcanza niveles de dominio, les ofrece una gran impunidad para promover posturas que científicamente carecen de credibilidad. Lo vemos diariamente en España (incluyendo Cataluña), donde la necesidad de las políticas de austeridad ha sido promovida activamente, pese a que la evidencia científica (y la propia realidad que nos rodea) muestra claramente que están profundamente equivocadas. No solo son ineficaces, sino que son tremendamente dañinas: han estado dañando enormemente a las clases populares. Y es ahí donde los ideólogos neoliberales, y los medios que las han promovido tienen una enorme responsabilidad. Su trabajo, al servicio del capital financiero, ha contribuido en gran medida a un gran dolor, todo ello para gloria del capital financiero, cuyas rentas han alcanzado unos niveles nunca antes conocidos. Así de claro. Todo lo que está pasando podría haberse evitado fácilmente. Los problemas presentados como económicos son políticos, es decir, dependen del poder que determina la configuración final de las políticas públicas. 

 

5 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

La deuda y sus intereses, la gran mentira de la economía, un dinero que se le debe a una banca y a un poder que nadie controla, por eso ellos ponen condiciones de usureros, son los que hacen y deshacen en las economías de los países.

Saludos

emejota dijo...

Entrada 1000?
Lo que no se puede hacer es crear una sociedad sobre terreno pantanoso, parece que resulta lo más sencillo y la tendencia natural no acaba de ser el esfuerzo. Luego ocurre lo natural, que la sociedad se acostumbra... a lo que sea.... y los tarados de turno ... bueno mejor lo dejo ahí, no soy la más indicada para indicar. Pero si una sociedad se pudiera equiparar a una vida personal si que tendría algo muy duro que decir al respecto y seguro que muchos no lo podrían soportar. Bss.

amparo puig dijo...

Buenísima la entrada. Es cierto, los recortes crean sufrimiento, la pobreza crea sufrimiento, el no llegar a fin de mes, desmotiva. El ser humano tiende a ser feliz y vivir bien; lo demás es enfermizo.

Pilar V dijo...

La política hace demasiado que se encuentra hipotecada, y alguna culpa hemos tenido,
Ahora nos toca pelear.

RGAlmazán dijo...

Efectivamente son problemas políticos. Además hay intencionalidad, no es nada casual. Interesa deshacer el Estado del Bienestar, privatizar todo y tener un ejército de parados para bajar los costes salariales. Lo único que preocupa es el déficit, o sea pagar a los grandes bancos extranjeros.

Salud y República

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>