viernes, 1 de febrero de 2013

Juego limpio señores...

Dice el señor Gabilondo: "Por qué no logramos que en el mundo haya unas reglas que todos los paises del mundo sin la más mínima duda aceptaran con la misma naturalidad que se aceptan, por ejemplo, las reglas del fútbol". 

Yo digo que las reglas de juego para nuestra sociedad ya están escritas, redactadas y firmadas desde hace años, pero los jugadores no quieren respetarlas. Tanto el capitán del equipo como todos sus jugadores, hasta los utilleros y los espectadores se han obstinado en saltarse todas las reglas y conseguir que este juego sea un desastre total. Es como si hubiésemos apostado en contra nuestra y la goleada que nos están propinando nos fuese a proporcionar grandes dividendos. 

Una diferencia entre la locomotora alemana y la tortuga nuestra es, que mientras allí no hay puestos de trabajo debidos a enchufes, aquí las empresas van a media máquina porque los enchufados de turno son un lastre que a veces pesa demasiado. Una diferencia con la dura y tecnológica economía japonesa es que mientras ellos acuerdan celebrar elecciones anticipadas por subir los impuestos sin llevarlo en el programa electoral, nosotros no le exigimos la dimisión a este gobierno podrido por hacer todo lo contrario a lo que prometía antes de llegar al poder. Una pequeña diferencia con nuestros vecinos franceses es que mientras el gabinete de Hollande adopta un código ético y se rebaja el sueldo en un 30%, nuestro presidente, nuestros ministros y demás miembros del partido de gobierno, son la vergüenza mundial por su corrupción y por el enriquecimiento ilícito reflejado en sus cuentas en paraisos fiscales. Una diferencia con los fríos islandeses es que mientras su gobierno protege los ahorros de sus ciudadanos frente a la voracidad de los banqueros, nuestro maravilloso gobierno se pone de parte de los bancos y hunde  al pueblo en la miseria. Algo que nos hace diferentes a muchos otros es que a pesar de saber que nos gobiernan los corruptos, los reelegimos y les votamos por mayoría absoluta.

Juego limpio señores, eso es lo que le hace falta a este país.

 

 

4 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Nos indignamos, ya no podemos aguantar más, pero es difícil que la gente salga a la calle de reventarlo todo. Este es un país de gente que tiene la sangre caliente y se exalta y después se toma una cervecita fresca y se le pasa todo, se actúa con vehemencia sin usar la razón, y para fabricar guillotinas se necesita la razón y el cálculo y no votar jamás a estos chorizos.
Salud
Francesc Cornadó

Emilio Manuel dijo...

¿Quien habla de "marca España"?, junto con Italia,podemos pregonar y vender todo lo que por aquí tenemos y de lo que somos campeones.

Saludos

RGAlmazán dijo...

Pues sí, diferencias muy notables. Y así nos va.

Salud y República

Carlos Galeon dijo...

Esta España lleva siglos siendo así, y cuando intentó cambiar, fue cercenada de cuajo y eliminado hasta el último poso de honestidad.
Intentar que cambie ahora en cuatro días, y más cuando siguen en el poder los descendientes y seguidores de los mismos que acabaron con los que quisieron limpiarla en su momento, es imposible.
El ser humano es un animal de costumbres, y llevamos muchos años ya habituados a lo mismo. Eliminemos primero a la cabeza de la serpiente y podremos empezar a cambiar las cosas.
Saludos.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>