viernes, 25 de enero de 2013

Primero metal, luego papel y después... nada

Dos moritos hablando de sus ganancias del día:
-¿Cuánto dinero sacaste hoy?
-20 euros
-¿Qué tenías escrito en el cartel?
-Lo típico, tengo una mujer y cuatro hijos que tienen hambre...
-¿Qué has sacado tú?
-2.000 euros
-¿Qué coño tenías escrito en el cartel?
-Me faltan 100 euros para volver a Marruecos.



Ha dicho mi niña: Papá, cuéntame un cuento. Y he empezado este relato que seguramente hoy le hará dormir, pero que con el paso del tiempo le producirá insomnio, como a la inmensa mayoría de la población.

Es una historia que comienza en la época colonial, con los sueños avariciosos de los españoles que noche tras noche y día tras día solamente pensaban en acumular inmensas cantidades de oro y plata. Cruzaron el terrible océano, lucharon con guerreros formidables y arrasaron poblaciones enteras para adquirir el anhelado oro. 

No pasó mucho tiempo y los sabios de aquel entonces descubrieron que se podía reemplazar todo ese oro por trozos de papel que llamaron billetes, y que el valor de los metales preciosos no era absoluto sino que valían lo que otros estaban dispuestos a darles por ellos. Decidieron que los billetes los podían imprimir unos bancos llamados bancos centrales. Establecieron toda una serie de reglas y normas para el funcionamiento de tales bancos, pero la peor de todas era la de poder prestar este dinero a otros y cobrarles a cambio una comisión que llamaron interés. A raiz de esos créditos nació un complejo sistema financiero en el que aparecieron además los bonos con los que se financian los estados;  aparecieron las acciones y el mercado de valores con sus respectivas burbujas que se han inflado y desinflado por un período de más de 400 años; se convenció a toda la población mundial de que era muy importante tener una cuenta bancaria, y que se podía comprar todo lo que uno quisiera ya que no era necesario el dinero, pues el banco nos lo prestaba y se lo podíamos ir pagando poco a poco. 

Así que el mundo se dió cuenta de que podía comprar sin dinero; como por arte de magia la gente se empezó a endeudar en una loca y desaforada carrera por tener cosas que los medios de comunicación nos decían que era preciso tener para ser felices: Un coche, una casa, juguetes, lujos, viajes y todo lo que la imaginación nos permitía. Y también hubo algunos que se dieron cuenta de que podían obtener dinero sin dinero, con la especulación. La economía dejó de estar basada en la producción para basarse en las finanzas, un invento maravilloso que enriquece formidablemente a unos pocos pero que empobrece a la gran mayoría. 

Nos dijeron que lo mejor que tenía el mundo era la moda, y como todos queríamos lo mejor, pues nos dedicamos a conseguir todo lo que la moda nos imponía con sus ídolos y famosos. Tenemos que agradecer a la televisión tan maravilloso descubrimiento, ya que los libros en su inmensa sabiduría jamás nos habían enseñado tales cosas. 

Pero los que habían aprendido a ganar dinero sin dinero, los especuladores, nos tenían una sorpresa preparada, añadieron un ingrediente que cambiaría el funcionamiento de las cosas: El miedo. Crearon una crisis para infundirnos ese terrible temor a no poder adquirir las cosas que la moda nos impone. Con el miedo incrustado en nuestros pechos nos quedamos en casa asustados, ya no salimos a consumir como locos y se paralizó la circulación del dinero, por lo que los bancos ya no disponían de su fuente de riqueza y tuvieron que acudir al estado para que los rescatara con sumas multimillonarias. 

Los especuladores empezaron a susurrar cosas al oído de la gente, así que esta empezó a enloquecer. En su locura eligieron mal a los gobernantes que ni cortos ni perezosos aprovecharon la ocasión para robar al pueblo y llevarse sus billetes a otros reinos en los que el dios dinero tenía los palacios más suntuosos y los que llegaban con arcas llenas de billetes eran recibidos como reyes. Cuanto más miedo tenía el pueblo, más grande era su delirio y menos caso hacían a los sabios. En el reino del toro y la hipoteca para toda la vida, se evitaba hablar del tema y mejor se comentaban los resultados de la liga y los últimos fichajes, temas amables que a nadie hacían daño y que recompensaban por las tristezas de no poder volver al consumismo de antaño ni a los dictados de la moda. 

La locura de este lugar llegó a tales extremos que, a pesar de que ya la gente no tenía trabajo y tenía que emigrar a otros reinos; a pesar de saber que sus gobernantes eran corruptos y robaban la comida de sus hijos, y a pesar de que la familia real se burlaba de ellos y los trataba como a bufones, seguían en sus casas asustados mirando a la tele con la esperanza de que sus santos y sus vírgenes les hicieran el milagro de devolverles la cordura.

 

 

13 comentarios:

Las Gemelas del Sur dijo...

Puede que hayas escrito un cuento, puede que se convierta en leyenda y lo más seguro es que cuando dentro de muchos años, se explique esta parte de la historia, se maquille de tal forma que les digan que por aquel entonces hubo un político que nos sacó de las fauces de la crisis, que se llamaba....

Así se escribe la historia...

Saludos Dean

Emilio Manuel dijo...

Hemos sido un imperio donde no se ponía el sol. Hoy, no somos nada.

Un saludo.

emejota dijo...

Conoces la expresión "carne de cañón", pues eso somos los consumidores, es decir todos, para el poder, el que sea ¿Como lo resuelven los más desalmados?.... siguiendo el sendero de las migas del poder, y mejor no sigo. Bsss.

amparo puig dijo...

más que un cuento, una pesadilla muy real. Muy bueno.

Lakacerola dijo...

Ese cuento me suena de algo...uhmmm no sé...no sé...

Logio dijo...

Todos sabíamos que esto ocurriría pero quisimos verlo.

RGAlmazán dijo...

Desde luego no pretenderás que duerma tu niña después de escuchar cómo es el mundo.

Salud y República

Carlos Galeon dijo...

El mayor problema que existe ahora es el diferencial entre el dinero que de verdad existe y el dinero volátil, ése que se mueve en las bolsas de todo el mundo y a pesar de no existir, se impone al verdadero y lo ha desplazado, haciendo que deje de producir puestos de trabajo y riqueza, para, especulando con él, obtener mucho más beneficio. Ha comenzado el fin del capitalismo fagotizado por los más avariciosos del sistema que lo quieren todo, cada vez en menos manos, hasta que quede uno solo.
Salud.

Cheli dijo...

Ojala fuera un cuento, tendriamos la posibilidad de darle un final feliz.

Un beso.

El Gen de AyLa dijo...

¡Hola! Hace mucho tiempo que no te visitábamos, ya vemos que sigues en tu línea, nos gusta saber que sigue habiendo gente que escribe lo que piensa. Un saludo!

Abogados en Guatemala dijo...

Un excelente articulo el que nos compartes, todo un gusto saludarte.

Anónimo dijo...

It's an remarkable post designed for all the internet people; they will get benefit from it I am sure.

My website :: Red Kings Poker Offer ()

Anónimo dijo...

Неllo thеrе, just beсame alеrt to yоur
blog through Google, and fоunԁ that
it's really informative. I'm goіng to watсh out for brussels.
Ӏ ωill be gгаteful if you
continue this in future. Numerous people ωill
be bеnefiteԁ fгom your ωriting.
Ϲheеrѕ!

my ωebpаge ... AmericasCardRoom Bonus

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>