jueves, 3 de enero de 2013

El juego continúa


Ni balance del 2012 ni propósitos para el 2013. Simplemente me hago conciente de los errores cometidos tantas veces para tratar de evitar que vuelvan a aparecer en escena.

Hemos visto abusos y hemos permanecido impasibles como si no existiera la posibilidad de que alguna vez se cometieran con nosotros.

Hemos convivido con la corruptela y nos ha parecido de lo más normal, al fin y al cabo todos los políticos son iguales.

Hemos visto la peor cara de los bancos y aún así hemos seguido insistiendo en jugar su malvado juego.

El despilfarro de los gobernantes no ha estado muy lejos de nuestro personal despilfarro y las malas notas obtenidas por el gobierno en todas las áreas no nos han perturbado, ya que nuestras notas individuales tampoco son para tirar cohetes.

Sé de manera categórica que esta sociedad ha perdido sus valores esenciales y que yo soy parte activa de ella; la enfermedad que compartimos se llama miedo y nuestra mayor preocupación es el tema económico. Nos parece que con dinero desaparecerán nuestros fantasmas y que ese miedo que nos han inyectado en nuestras venas se podrá ahuyentar cuando los mentirosos medios de comunicación vuelvan a proclamar a todo grito que el sistema financiero es saludable y que el crecimiento económico es una realidad. No niego que el dinero sea necesario, pero más necesaria es la humanidad y más necesario es darse cuenta de que nos hemos convertido en borregos.

Si miramos a los años recientes de bonanza, podremos entender que el estado de bienestar nos ha tendido una gran trampa. Nuestros hijos se creyeron que tenían el futuro asegurado; los mayores pensaron que ya habían hecho lo suficiente, y los demás, no hemos hecho  nada para convencer a unos y otros de que estaban equivocados.

Para afrontar el año nuevo, no faltará quien acuda a baños milagrosos, a ritos y a supersticiones; algunos rezarán y se encomendarán a sus dioses y otros se resignarán a aceptar su mala suerte. Sin embargo habrá unos cuantos -no muchos- que querrán ser mejores personas este año y seguramente que le harán la vida más llevadera a quienes tengan a su lado.

He llegado a la conclusión de que el sistema económico de los hombres ha alcanzado su máxima expresión al hacerse presente en todos los rincones del planeta y que se basa en la especulación. Cuando se acaben los combustibles nos venderán el agua y el aire. Los sistemas para mantener entretenida y aborregada a la población serán cada vez más sofisticados, y ya nadie se acordará de la vieja televisión que absorbía las mentes y las almas. También se pensará que son tiempos difíciles, pero sobrevivirán los genes de unos cuantos hombres y mujeres de verdad, de esos que hoy denuncian el absurdo, de esos que no se conforman, de esos que cuando llega un año nuevo no dicen "Año nuevo vida nueva" sino que tienen la certeza de que sus vidas seguirán siendo como hasta ahora: Vidas comprometidas, entregadas a la lucha, vidas imprescindibles.



 


9 comentarios:

Campurriana Campu dijo...

Me ha gustado leerte.

Cheli dijo...

Es cierto que nos gusta "creernos" que por un cambio de año conquistamos la posibilidad de mejorar todo lo mejorable, intentamos por un segundo olvidar lo malo....y luego de unas horas vemos que es mas de lo mismo, que fue una ilusion pasajera.
Un beso.

Emilio Manuel dijo...

Amigo Dean sigamos como la gota que cae sobre la estalactita, al final se junta con la estalagmita y forman un columna que sostiene la cueva.

Saludos

Jessica dijo...

El 31 de diciembre decimos "vamos a" y luego llega el 1 de enero y nadie hace nada... en fin... Los propósitos de año nuevo nunca se cumplen.

Lo mejor es no hablar por hablar, y si vamos a hacer algo, pues hacerlo y ya está.

¡¡Feliz Año Nuevo!!

RGAlmazán dijo...

Me encantaría decir que estás equivocado, pero no, llevas razón. Y lo peor es que seguimos por la misma senda, la del consumismo, la del dinero, la plutocracia. Y lo demás, secundario. Ese error, como bien dices, nos está costando lo único que tendríamos que perseguir, ser persona y no tener bienes.

Salud y República

Juanjo Rubio dijo...

¡Toda la felicidad para tí en este 2013!

Cielo dijo...

Es una utopía pensar que el año nuevo cambiará todo, que lo pasado se queda allí, no mejoran las cosas si no ponemos las cosas claras y hacemos lo que corresponde

Un placer Dean, besos

Eloy Morales M dijo...

Buena reflexión. Feliz año y saludos desde Granada.

Implantes Dentales dijo...

GRACIAS POR TUS ARTÍCULOS, SON MUY BUENOS

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>