domingo, 12 de junio de 2011

Lo que viene

La SpanishRevolution tiene muchas implicaciones. En primer lugar, ha roto con el pesimismo generalizado; ha creado, con su ejemplo, un nuevo ambiente que nos señala que la gente puede y tiene ganas de luchar. En segundo lugar, nos muestra la creatividad, la organización colectiva y la capacidad de involucrarnos que tenemos todos aquellos a quienes nos afecta esta crisis. Al mismo tiempo las acampadas, con sus asambleas, están señalando lo que puede ser una democracia real, organizada desde abajo; muestran en la práctica, que hay alternativas al parlamentarismo. Por último, tiene un alto contenido de reclamo anticapitalistas, pidiendo alternativas concretas y globales al sistema actual. La palabra indignación ha pasado a ser acción y ahora forma parte del vocabulario cotidiano de miles de personas.

Las acampadas son un gran sitio de organización, de aprendizaje, de concienciación y de visualización de ideas, pero las plazas no son un fin en sí mismo, sino un foco para que la lucha se extienda más allá de sus límites. En varias ciudades, como Madrid y Barcelona, ya se ha dado un paso que puede ser clave: proyectar asambleas y acciones en los barrios. Esto permite llevar el mensaje del movimiento a mucha más gente y que mucha más gente se pueda involucrar en él, con asambleas en las que se puede trabajar y participar más activamente.

La extensión geográfica ayuda a tener un apoyo social para mantener las acampadas en pie. Aún así, debemos saber que las ocupaciones de las plazas, las concentraciones y las caceroladas no tienen una fuerza material que presione a los poderes más allá de su simbolismo y de sus mensajes. Es por esto, que además de mantener las acampadas se debe buscar repercusión en la economía, ya que esta es la mejor manera de que se nos escuche.

En la economía encontramos el punto débil del sistema capitalista. Los poderosos insisten en que los jefes son quienes hacen que las cosas funcionen. Pero todo lo que existe y valoramos en la sociedad actual es producto del trabajo. Si los trabajadores y las trabajadoras dejan de trabajar el sistema se para. Hace falta  pues, trasladar la energía de las acampadas a los sitios de trabajo, donde la clase trabajadora produce todo aquello que el sistema necesita para acumular vorazmente más y más beneficios. Si se consiguen generalizar las asambleas de las plazas hacia asambleas en los sitos de trabajo, si se logra que las concentraciones en la calle se transformen en huelgas, se habrá dado un paso de gigante. La enorme energía, valentía y creatividad demostrada en las acampadas necesita confluir con la gran fuerza material que tiene la clase trabajadora.

Otro aspecto a tener en cuenta es que hay organizaciones anticapitalistas, que no tienen ninguna pretensión de conseguir los cambios a través de las instituciones, organizaciones que están participando de forma honesta en el movimiento actual, aportando su experiencia al mismo tiempo que aprendiendo en él.  Negar el papel de estas organizaciones en el movimiento no ayuda a construirlo. El movimiento actual plantea numerosos retos que van a aumentar si continúa creciendo. Es vital avanzar en los debates estratégicos, al mismo tiempo que organizarse y ser muy cuidadoso a la hora de canalizar la ayuda que otras organizaciones puedan aportar.

Por último es muy importante pensar en el movimiento actual más allá de los primeros días y plantear aquellas alternativas que permitan fortalecerlo al máximo y, al mismo tiempo, ganar algunas victorias que lo mantengan. Esto implica estrategias: ¿Qué hacemos para parar los recortes sociales?  ¿Qué tipo de movilizaciones hacen daño al sistema? ¿Cómo conseguimos pasar de un movimiento de decenas de miles de personas a centenares de miles o millones? Si bien las acampadas tienen todavía la enorme energía de su fase inicial, hace falta plantearse este tipo de cuestiones para continuar cuando se modere este impulso.


7 comentarios:

Cheli dijo...

Es tal como dices.

Opino que una buena medida, si se lograra que lo hiciera un buen numero de personas (ojala fueran todas) seria que un mes determindado, ponerse de acuerdo y nadie, nadie pagara la hipoteca. Cuanto dinero dejarian de ingresar los bancos ese mes?
Como un aviso.
Y asi con todo lo demas, pero tiene que ser mucha gente, si lo hacen 2 o 3 no tiene sentido.

Yo creo que hay que dar donde duele, y donde se creo todo esto: el dinero, los bancos.

Besos.

aina dijo...

Una buen manera de echar un país por la borda. Ya nos basta así, ya está la econonomía española como para que le den el boca a boca, esos indiganods no van a conseguir más que lo opuesto a lo esperado, ya les salió el tiro por la culata en las urnas (gracias a Dios).

Cheli dijo...

Disculpa Aina, tengo que mencionar que discrepo contigo.
No creo eso de que "les salio el tiro por la culata en las urnas", simplemente porque no era el proposito, si de lo que habia para votar ya estaba claro que no habia ninguna opcion mejor a otra.
La esperanza es que de aqui nazca esa opcion que necesitamos para salir adelante.
Con lo que hay, nada bueno viene.
Claro, que la opinion de cada cual, tambien depende de lo comoda que sea su vida.
Saludos.

Paco Piniella dijo...

El pesimismo no nos pueden inundar. Hay que ser voluntariosos y positivos, aunque cuesta con la que está cayendo.
Hacía tiempo no me pasaba por aquí, tú siempre tan lúcido.
Paco Pini

belijerez dijo...

Las personas que depende de su empleo para sobrevivir (porque además son sueldos muy pequeños) y además ahora estan desempleados, tienen la actitud de la persona violada, o maltratada, es decir sufren la consecuencia de la violencia. Les aseguro que salir de esa situación es muy dificil sin un apoyo adecuado. El sistema no está por cambiar esa situación sino empeorarla, seguir con la violencia estructural que mata como las cámaras de gas, ahogando a los desempleados(as).

RGAlmazán dijo...

Yo creo que nada será igual que antes del 15-M. Pero es verdad que hay que pasar a la acción y concretar y ver la forma de conseguir las propuestas que han salido de las asambleas.
De todas formas, no pidamos milagros, esta juventud que eran los llamados ni-ni, ha estado dormida durante años y ahora queremos que consigan sus objetivos en un mes.
La cosa es larga, pero hay que ser constantes y prácticos.

Salud y REpública

VolVoreta dijo...

Correr sólo serviría para atropellarse...es preferible dar pasitos cortos, pero bien dados, con resultados positivos si no todo se irá al traste, de nuevo.

Te dejo un beso Dean.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>