miércoles, 9 de septiembre de 2009

Cómo decidimos

Cómo decidimos es el último de una serie de libros populares de la neurociencia.
 
Jonah Lehrer ,el autor, es editor colaborador de Wired. Ha escrito para The New Yorker, Seed, Nature, the Boston Globe y es un  colaborador de Radio Lab. Él es el autor de Proust era un neurólogo. Expone el estado actual de la investigación neurocientífica en la toma de decisiones con una serie de anécdotas, seguidas de revisiones de la literatura y entrevistas con los investigadores responsables del mismo.
 
Lehrer está interesado en la dicotomía histórica entre "decisión emocional" y "decision racional", y lo que la neurociencia moderna nos puede decir acerca de estos dos modos de pensar.

Una conclusión sorprendente y convincente es que las personas que utilizan su experiencia,y subestiman las partes del cerebro responsables de las reacciones emocionales no son capaces de decidir, porque su mente racional vacila sin cesar sobre las posibles razones racionales para cada curso de acción.

El ideal platónico de la toma de decisiones racionales, el instinto se revela como un idiota impotente que no puede contestar a preguntas tan básicas como "de color blanco o crema"?.

Es evidente que hay un dulce lugar de encuentro entre el pensamiento blanco-emocional- caliente y la fría razón de hielo, y Lehrer está tratando de encontrarlo. Al final del libro, lo encuentra casi por completo.

Leer todo el artículo en BoingBoing.

15 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Ays, hubiera necesitado este libro hace 1 año, antes de quedarme a engrosar la lista del paro, jajaja, Miiaauusss!!

Menda. dijo...

Bah, prefiero seguir decidiendo bajo mi libre albedrío.A mi es que estos libros..........pffffffffff...

Juanjo dijo...

Bueno, en según qué momentos puede ir bien la sugerencia bibliográfica. Saludines.

Cosechadel66.es dijo...

¿Corazón o mente? Buf, menudo tema. No creo que resuelva el dilema, pero seguro que es entretenido.

Carpe Diem

Montse dijo...

Yo procuro racionalizarlo todo para luego darme cuenta que, en el último minuto, he dejado que mis vísceras tomen la última decisión, manda narices!!!

Besitosssss

Lujo dijo...

Estaré atenta a este libro....
Seguro que pronto lo publican por aquí.
Millenes de abrazotes Dean!

Arwen dijo...

Mmmm...el problema es que al menos en mi caso el corazón manda...será por aquello de que; "hay motivos del corazón que la razón no entiende"...xDD

Interesante lectura.
Saludos.
Arwen

Silencios dijo...

Yo creo que soy más racional pero .... uffff de noche soy muchos más emocional, muchooo másss.
sssHhhh
Recomendación apuntada.

Besos amigo de guiñitas de fresa

Maria... dijo...

Cuando uno va madurando pierde el poder de decidir libremente...
Un beso
Maria

Dirty Clothes dijo...

Pues me imagino que según la ocasión y lo que nos jugamos al decidir, actuará más la razón o el corazón... Pero eso dependerá del momento...

dirty saludos¡¡¡¡

Marisol Cragg de Mark dijo...

Es cierto... muchas veces me dejo llevar por mi instinto... soy más emocional que racional. Unas veces acierto en mis decisiones, otras no.

Recibe muchos saludos desde Berlín.

VolVoreta dijo...

...a pesar de la "experiencia", sigo siendo de emociones (como si fuera de letras)...ya me gustaría pensar en frío, ya...
a pesar de todo...ésto...hummmm...quiero el de chocolate, por favor ;)

Te dejo un beso Dean (elige...)

MaRieLA dijo...

El tema este de lo neurológico, las decisiones, que rige cada cosa es muy interesante y enigmático. Me tenté muchísimo con los helados de la tapa :P Y ahora me dieron ganas jeeje. Un besotoooon :)

Carmen dijo...

Un buen dilema: razón o emoción. Parece interesante el libro. No se si lo resuelvo aunque quizás la solución está en el punto medio, no?

Un beso y me alegra volver a leerte.

Javier dijo...

vaya... entonces se ve muy interesante!

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>