martes, 28 de julio de 2009

Mannahatta era verde hace 400 años

Montaje de la isla neoyorquina hace 400 años y en la actualidad. |<span class=
La foto es un montaje que compara la isla de Manhattan de hace 400 años con la actual

Si hicieramos un viaje en el tiempo y volvieramos 400 años atrás, los castores abrevarían en Times Square. Los osos negros camparían a sus anchas por los altos de Harlem. Y los pumas y los lobos acecharían a los 5000 indios Lenape que se abrían paso a duras penas en la fronda selvática de Mannahatta, la isla de «muchas colinas».

Primero fue un libro, 'Mannahatta', un canto ecológico y poético, ahora un genial proyecto que realiza Eric Sanderson . La idea se desborda ahora en una de las exposiciones imprescindibles del verano, en el Museo de la Ciudad de Nueva York de la Quinta Avenida y la calle 103. Aunque el prodigio visual llega hasta internet, donde cualquier persona puede ver cómo era la vida en la gran manzana hace 400 años con un simple click .

En Mannahatta había 627 especies diferentes de plantas, 233 variedades de pájaros y una biodiversidad por hectárea superior a la de Yellowstone o Yosemite. Si hubiera subsistido como tal, la isla sería hoy en día la auténtica joya de los parques naturales.

Se han cegado los cauces naturales, se han rellenado los humedales, se le ha ido ganando terreno al río Nueva York que está enclavada en un estuario, en un ecosistema muy delicado y muy expuesto a los efectos del cambio climático.

La tierra recuerda, y la diversidad cultural de la isla donde se hablan más de 100 lenguas es de algún modo el reflejo de "la increíble biodiversidad que existía hace cuatro siglos".

Por eso cuando vemos algún sitio verde deberíamos pensar en la forma de conservarlo así, para que las generaciones venideras no se lo tengan que imaginar sino que puedan apreciarlo en toda su magnificencia. Proyectos como este no son para lamentarnos por lo que pudo haber sido, sino para que nos demos cuenta de lo que podría ser en el futuro si conservásemos mejor lo que aún nos queda.

Más información en "Mannahatta Project".



17 comentarios:

Felipe Medina dijo...

Muy buena entrada y explicativa.
Somos depredadores de la naturaleza y así nos va.
Es una pena lo de la Amazonía,el pulmón verde.
La humanidad se está cargando nuestro ecosistema.
Mejor dicho,los capitalistas de tomo y lomo se están cargando nuestro espacio vital
Un abrazo

Juan Navarro dijo...

Claro, Dean, el pasado para reflexionar, no para añorar ni alimentar la nostalgia. Y el presente para operar sin que el futuro sea una proyección de lo que ha venido siendo el pasado, destructivo, depredador.
Un abrazo.

Lujo dijo...

Hola Hola Dean,
Nos estamos cargando el planeta a pasos de gigante. No conocía el dato que expones....pero poco queda de todo aquello entre rascacielos y "modernidad".
Ojalá haya otra concienciación muy pronto.
Abrazotes!

Juanjo dijo...

Pues poco queda de ese verde...
Acabaremos dejando el planeta pelado, y él se encargará de "pelarnos" a nosotros.

Un saludo.

Ana dijo...

Muy buena tu entrada de hoy...
Muchos besos.

Montse dijo...

Dean, de pasta de boniato me has dejado!!! Ni imaginar podía que Manhattan hubiera sido un sitio tan verde.

El montaje fotográfico queda muy ilustrativo, así que la entrada ha quedado redonda.

Besitossss

Arwen dijo...

Que lástima que el hormigón vaya comiéndole terreno a pasos agigantados a la naturaleza. Entre los incendios, las construcciones masivas y la mano desturctora del hombre nos lo estamos cargando todo...y eso es irreparable.

Un abrazo.
Arwen

Dean dijo...

Como dice Arwen, los incendios son una gran pena, ya que la mayoria son provocados y no accidentales. O el tema que toca Felipe Medina, de la amazonia una cuarta parte pertenece a manos privadas (que ya se han encargado de destruirla), otra cuarta parte son reservas naturales, pero lo triste es que la mitad que falta puede quedar aún en manos de las multinacionales que terminarian arrasando el único y verdadero pulmón del mundo. Como dice Juan Navarro hemos sido más depredadores que cualquier otra especie y sobre esto debemos reflexionar. A ver si no nos cargamos lo que queda, como dice Lujo, y tomamos conciencia.
Juanjo, yo vivo en una isla completamente desertica y se a que te refieres cuando dices "pelado", aquí hubo otros factores para la desertización, pero en la mayor parte del planeta ha sido la mano del hombre la culpable.
Pues si Montse, los indios que vivían allí apenas si se podían mover por la espesura del bosque "natural", hoy día no se pueden mover por la congestión vehicular y los edificios. Ana, tu como siempre presente, desde que he abierto este espacio para las ideas.
Gracias a todos por estar aquí.

Anabel Botella dijo...

España también era verde, ero impresiona este montaje de la isla de Manhattan, y cómo ha cambiado. Espero que seamos más prudentes a la hora de debastar tantos árboles.
Saludos desde La ventana de los sueños.

Dean dijo...

Y todavía queda un poco de verde Anabel, ese color precioso que deberíamos cuidar con tremendo celo.
Gracias por estar siempre en esta tu casa.

senovilla dijo...

El mundo ha sido siempre distinto hasta que llegó la PLAGA humana a habitarlo.

Un abrazo.

Logio dijo...

Yo creo que no habría que ir tan atrás, la historia americana es corta, muy corta.

Balovega dijo...

Hola.. me apena pensar que pronto todo será desértico al paso que vamos.

No conozco Manhattan, pero no tengo que ir tan lejos para ver que aquí mismito, en Avila un incendio ha arrasado hoy mas de 300 hectareas de bosque, una de las mejores maravillas del Valle del Tiétar. Que locura!!

Un saludote de lindos sueños..

Carmen dijo...

Hola Dean, leyendo todas tus entradas que llevo de retraso. No me gusta perderme nada de lo que publicas que siempre me interesa.
Tiene razón Felipe que la raza humana somos depredadores por naturaleza.
De como era "Mannahatta" ahora es increible. A pesar de todo, debo reconocer que esa isla me entusiasma.

Un beso

Logan y Lory dijo...

La civilización, el desarrollo y las nuevas formas de vida, han procurado todas estas devastaciones ecológicas.

Al igual que Manhatan, se dice que en España una ardilla podia recorrer la península de norte a sur sin tocar el suelo, solo pasando de árbol en árbol.

La conciencia mundial, deberá modificar conductas para recuperar o restaurar lo que hemos destruido.

Un abrazo.

MaRieLA dijo...

wow! Cómo destruimos lo que tocamos, esta muy lindo el avance, la ciudad y la tecnología, pero tanta naturaleza destrozada... es tristísimo llamarnos seres humanos :S
Un besote!

Dean dijo...

Logio ha dicho una verdad muy grande, es muy poco tiempo para un cambio tan radical; los efectos son comparables a los de una plaga como anota Senovilla, un árbol tarda cientos de años en crecer y el hombre lo tala en segundos.
Balovega me ha hecho recordar la pelicula "Mad Max", una peli apocalíptica en la que toda la tierra es desértica.
Cármen, desde luego que a muchos nos entusiasma el desarrollo, pero por cada árbol cortado debería sembrarse otro como mínimo, aunque está comprobado que la reforestación nunca reemplaza un bosque natural que ha sido arrasado.
La anécdota que nos cuenta Logan y Lory no la conocía, y tampoco se trata de que vivamos en el campo comiendo vegetales crudos, pero nuestra conducta si tiene que cambiar mucho para por lo menos conservar lo poco que queda.
Mariela, creo que los seres humanos deberíamos convivir en armonía con los demás seres vivos del mundo, y como tu dices solemos dañar casi todo lo que tocamos, quizás nuestra condición de superiores hace que menospreciemos el valor de los demás.
Gracias a todos, esta entrada tan simple se ha enriquecido enormemente con sus comentarios, no se pueden imaginar cuanto disfrute y cuanto provecho saco al leerlos.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>