viernes, 19 de mayo de 2017

Gestación subrogada, bioética y la misma doble moral marca de la casa


La gestación subrogada o gestación por sustitución, mal llamada maternidad subrogada, vientre de alquiler o vientre sustituto, es una técnica de reproducción asistida por la que una mujer accede a gestar el hijo de otra persona. Esta técnica consiste en la creación de uno o más embriones mediante fecundación in vitro en un laboratorio y la posterior transferencia al útero de la gestante. Tras el parto, el bebé será entregado a los padres intencionales, es decir, a aquella persona o pareja que manifestó su deseo de tener un hijo y así se acordó mediante un contrato con la gestante en el que ésta renuncia a todo derecho de maternidad. 

Esta práctica es ilegal en España, por lo que muchas parejas acuden a países extranjeros que sí permiten esta forma de maternidad. El comité de bioética quiere que la prohibición sea a nivel internacional.

Ahora vienen las preguntas: 

¿Esos niños que nacen de esta manera no tienen los mismos derechos que los otros niños?

¿Las personas que quieran tener hijos de esta forma no tienen los mismos derechos que los demás?

¿Quiénes son las personas (o personajes) que conforman el comité nacional de bioética?

¿Es legal este tipo de prohibición?

¿Todo lo que tiene que ver con la ética no es una cosa bastante relativa?

¿Será que el estado ultra-católico en el que vivimos ya hace mucho tiempo que es obsoleto pero quieren hacerlo perdurar algunas manos os-curas?

Seguro que usted señor lector tiene aún muchas mas preguntas.

1 comentario:

Pilar V dijo...

"una mujer accede a gestar el hijo de otra persona"
Se me ocurren bastantes preguntas a partir de este aspecto concreto del proceso, por ejemplo ¿accede libremente? ¿cobrará por ello? ¿qué sucederá si muere? ¿que sucederá si enferma y como consecuencia de ello, el feto sufre alguna malformación? ¿cómo se sentirá gestando un bebé ajeno? ¿acaso nueve meses no son nada en la vida del bebé? ¿es esa mujer una incubadora?...

Muchas preguntas, muchas dudas, puedo imaginar el caso en el que una mujer decida hacer ese enorme esfuerzo por otra (hermana, hija, íntima amiga...) pero por dinero, sin mediar relación, dudo que nadie sea libre para prestarse a esto sin estar acuciada por la necesidad, lo que abre la puerta a tenebrosos negocios.

Un saludo

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>