viernes, 19 de marzo de 2010

No te fíes de tu razón, fíate de tus emociones

"La razón es un invento muy reciente, apenas tiene 10.000 años. En la historia de nuestra evolución hemos sobrevivido casi siempre gracias al pensamiento inconsciente."
                                                                                                                   Eduard Punset 

No nos podemos permitir escoger entre razón e intuición, entre cabeza y corazón, como no elegiríamos caminar con una sola pierna o ver con un solo ojo.

Cuando uno pone en juego no solo la mente analítica sino también las emociones y la intuición, los sentidos y la inteligencia emocional lo capacitan para recorrer en un instante centenares de posibilidades y alternativas para llegar a la mejor solución en segundos en lugar de horas. Y los estudios indican no solo la rapidez del proceso sino la probabilidad de que quienes lo utilizan descubran una solución tan buena o mejor que si se fiaran únicamente del intelecto.

Cualquiera que sea su actual posición o título, cada uno es al fin y al cabo responsable por ser el director de su propia vida y trabajo. De acuerdo con esto, todos los días tomamos o dejamos de tomar decisiones que tienen consecuencias tanto inmediatas como a largo plazo. Además, a un número mayor de personas se les pide hoy servir como lideres en una u otra forma en el lugar de trabajo y se espera que estén a la altura de expectativas cada vez más altas. Se espera que muestren amplios conocimientos y pericia en muchos campos, tales como finanzas, estadística, asignación de recursos, tecnología, sistemas de información, desarrollo de productos,prestación de servicios y marketing (para empezar). Se nos exige competencia para escribir, hablar, escuchar, negociar, formular estrategias; se espera que demostremos casi todos los atributos de un líder, como son: honradez, energía, confianza, integridad, intuición, imaginación, flexibilidad, dedicación, motivación, sensibilidad, humor, coraje, que podamos ser mentores, entrenadores, consejeros, aliados -ser no sólo lideres excepcionales sino también hombres y mujeres notables- es decir, tenemos que poseer una gran inteligencia emocional; y es que las emociones no son ni buenas ni malas, son una fuente de energía, de motivación, inspiran y vitalizan el buen sentido y la razón y se relacionan con el éxito.

Apostemos -como dicen Cooper y Sawaf y como ahora ratifica Punset- por un futuro emocionalmente inteligente. 
http://www.wikio.esAgregar a MeneameAgregar a 



Del.icio.usDiggItReddithttp://www.dakno.com/blog/wp-content/uploads/friendfeed.jpg

10 comentarios:

beatriz dijo...

Qué cierto es!!! la inteligencia, las emociones y la intuición siempre van de la mano. Cuando esto no sucede generalmente equivocamos el rumbo, las determinacíones que tomamos.
Gran post. Gran mensaje.
Un abrazo.

Javier dijo...

cierto e interesante, un abrazo!

RGAlmazán dijo...

Ay de aquel que no utilice sus emociones, se convertirá en un robot. Y del otro que no use su inteligencia pues es la diferencia entre el ser humano y el resto de los seres vivos.
Tanto unas como la otra son propias del ser humano y han de usarse conjuntamente.

Salud y República

Ciberculturalia dijo...

Por eso es importantísimo apostar por la "inteligencia emocional". La una sin la otra no son nada.
Un beso

Arwen dijo...

Inteligencia y emoción, fantástica relación humana y que van de la mano sin duda.

Un besote Dean, felicidades en el día del padre y que pases muyy buen fin de semana. ;)

Besotes.
Arwen

La Dolce V dijo...

Hola Dean! me doy el intermedio para pasar a visitarte y como siempre, un gusto leerte.
Qué interesante lo que planteas; nunca he leído nada sobre inteligencia emocional... la intuición me dice que empiece a buscar más información al respecto ;)
Que tengas un excelente finde! Un abrazo!

Http 501 dijo...

Gran verdad y muy grande Punset!
pd: me suena a Hume.Tengo examen dentro de 4 días :x

Buen finde!^^ y un saludo Dean!

Lakacerola dijo...

Apostemos pues...mejores personas seremos.
Un abrazo.

Logan y Lory dijo...

Sería difícil asumir a un hombre puramente emotivo o excluivamente racional. Creemos que la grandeza de la humanidad, se ha conseguido precisamente por la fusión de razón-emoción. Es la emoción la que nos impulsa luego la razón es la que organiza esos impulsos, para bien o para mal.

Asi somos...

Un abrazo.

Paco Piniella dijo...

Superinteresante tu reflexión.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>