lunes, 6 de abril de 2009

A propósito de Genciencia


Los amigos de Genciencia la han armado buena con su nota sobre la semana santa, dando un enfoque particular a la tan manida relación entre fe y ciencia e hiriendo unas cuantas susceptibilidades; y es que para los que no comparten la fe cristiana, todos estos aspectos sólo tienen una explicación científica y para los creyentes de tiempo total, la ciencia se ha pasado tres pueblos. A mi me parece que no existe tal divergencia entre ciencia y fe, es más, la ciencia sigue demostrando día a día algunas verdades de fe, y los creyentes modernos aceptan muchas cuestiones científicas que hace años eran una verdadera herejía (por ejemplo, lo de que la aparición del hombre en el mundo si puede ser producto de la evolución de las especies), la cuestión de todo esto es que falta mucha ilustración al respecto y se le pone mas pasión (de un lado y del otro) que verdadero sentido común (como dice Vladdo: "el sentido común es el menos común de los sentidos"). Ahí queda eso.

3 comentarios:

Anabel Botella dijo...

Creo que la ciencia y la fe se deberían de dar la mano. Soy creyente, no católica. Creo en la palabra de Jesús, como en la de Buda, la de la Madre Teresa de Calcuta, Gandhi, Amma o Vicente Ferrer. Creo en las buenas personas (de las que me gusta aprender, y anhelar que algún día pueda parecerme a ellas). Creo en la evolución de las especies, como creo en que Dios creó el universo. La ciencia me acerca mucho más a mi fe. Ningún autobús puede hacer que mis creencias se tambaleen. Mi fe es firme.
Saludos desde La ventana de los sueños, blog literario.

Montse dijo...

Yo sigo sin entender porqué no podemos respetar las creencias de todo el mundo sin montar un escándalo a nivel nacional. Al que le guste bien y al que no, que se vaya de copas.

Ahora, no es obligatorio como antes. Aún recuerdo que en una Semana Santa tenía puesta la música una tía mía, con un tocadiscos a Aretha Franklin y la Guardia Civil le puso una multa, y eso que estábamos en medio del campo donde no había nadie más, que es donde estaba la casa de mi abuelo.

El que quiera ciencia, ciencia y el que quiera religión, a su gusto. Habrá creyentes, practicantes, y mil opciones más, pero porque me voy a sentir ofendida porque otro piense distinto?

Me parece que a más de uno le daba yo un poco de dictadura (entiéndeme bien) para que luego apreciara, como merece, la libertad y ejerciera el respeto después de haber carecido de él.

Besitos encanto

Miscelánea. dijo...

Y yo espero saber quién eres!

Ni un saludo ni medio! xdd!

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>