sábado, 14 de diciembre de 2013

Parecen chistes, pero no lo son


La nueva ley de seguridad privada me parece tan aberrante como todo lo demás que hace este gobierno; será bastante llamativo cuando las policía salga a la calle a protestar por los recortes en sus salarios o por el detrimento de sus condiciones laborales, y sean molidos a palos por los guardas privados de las discotecas.


He escuchado además de fuentes fidedignas que los señores peperos -con Rouco Varela y el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla a la cabeza- , van a lanzar una campaña masiva para curar la enfermedad de la homosexualidad; ya que según aseguran, esta se puede curar con una terapia apropiada y con las famosas pastillas Gay Away que ya se han probado satisfactoriamente en Estados Unidos y Canadá.


Las pastillas se anuncian como un inhibidor de deseos sexuales sobre personas del mismo sexo, pudiéndose aumentar la ingesta hasta a cuatro pastillas diarias para evitar el pecado de la homosexualidad.

Algunas frases que reforzarán la campaña son:

"Si la carne flaquea y tras tomarlas todavía te gusta llamar a la puerta de atrás, aumenta la dosis a 4 pastillas al día".

"Detienen el ansia del mal comportamiento; son efectivas hasta para los más ardientes".

"Si padeces la enfermedad, consulta el manual del Vaticano contra la homosexualidad"


1 comentario:

Emilio Manuel dijo...

La homosexualidad y como curarla ha sido un problema que la Iglesia siempre ha querido solucionar, especialmente la Iglesia Católica Apostólica y Romana, por lo manifestado por el nuevo Papa los aires van más por otros lugares, uno de ellos, por lo que se escucha, es el de arreglar sus propios problemas internos en cuantos a pederastia dentro de su propia casa.

Saludos

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>