martes, 6 de agosto de 2013

68 años de otra vergüenza de la humanidad


Esto es una bomba atómica
Escasas semanas después de firmada la maravillosa Carta Magna de las Naciones Unidas, con su invaluable acápite de paz, exactamente el 6 de Agosto de 1945, vuela un poderoso bombardero estadounidense con rumbo a Hiroshima.

El orgulloso piloto, un joven coronel, le ha puesto el nombre de su madre: Enola Gay. A su derecha vuela el "Great Artist" y a la izquierda el "Necessary Evil". No creo necesaria la traducción al castellano, pero el nombre de este último, me recuerda siempre a nuestro inigualable jefe de gobierno, ya que todo lo que ha hecho desde que ha asumido el mando es siempre considerado un "Mal necesario" y sus decisiones casi tan devastadoras como lo fueron las acciones de estos bombarderos.


Para los que gozan de poca memoria, recordemos la misión del Enola Gay: Hacer desaparecer por completo una ciudad japonesa junto con todos sus habitantes, gracias a una hermosa bomba de 7  toneladas que también tenía nombre: "Little Boy". El piloto sabía muy bien cual era su misión, ya que los señores de la guerra le habían sembrado en su limitado cerebro la terrible mentira de que "La bomba atómica era absolutamente necesaria y con ella se acortaría la guerra salvando así millones de vidas humanas, no solamente americanas sino también japonesas".

La verdad está muy lejos de eso. El señor Harry S. Truman, presidente de USA, un visionario de guerra, ha visto en el horizonte norteamericano un futuro y poderoso enemigo de posguerra: El comunismo.

La bomba atómica es el único medio de demostrar el poderío norteamericano frente a Stalin y los cerdos comunistas.

El pilóto del avión se siente pletórico de felicidad, está por convertirse en uno de los hombres más importantes de la historia, el salvador del mundo, el héroe del bien hollywoodiense que desde niño ha deseado ser; el sueño americano se va a hacer realidad en su persona. Agradece a dios por tan importante misión, y tiene un noble pensamiento para con la ciudad que está a punto de destruir: 

"Gracias dios mío, gracias Hiroshima... Hiroshima, mi amor"

 

 

8 comentarios:

Cheli dijo...

Poco se puede decir.

Me gustaría volver a mi inocencia adolescente, en que creía en que el mundo mejoraría algún dia, creía en el ser humano, creía las mentiras que nos contaban y vivía en una felicidad artificial.

Saludos.

ines camaro sanchez dijo...

Un amigo en mi infancia del cual escribo cosas,me dijo:las guerras siempre existieron y existirán por la ambición de los hombres,las guerras enriquecen a quien comercia con ellas y siempre habrá guerras en el mundo.En ese momento era la guerra de vietnam.Yo entonces era muy niña y viví con miedo mucho tiempo,hoy despues de los años transcurridos recuerdo a Jenaro y pienso que tenía razón,pero la culpa no es de un hombre solo,nunca lo es......

amparo puig dijo...

Pues menos mal que era su amor, porque si la llega a odiar... De todas formas, ese joven coronel fue una marioneta estúpida en las manos que sabían mover bien los hilos de la destrucción. pero no hemos avanzado nada.

Carlos Galeon dijo...

Esperemos que al menos haya servido de experiencia para no volver nunca más a utilizar semejante tipo de arma, no sólo por su devastadora fuerza, sino por los daños posteriores que causa a corto, medio y largo plazo.
Pero siempre el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Pensemos que ante una piedra tan grande no volveremos a tropezar.
Saludos.

Lakacerola dijo...

y pensar que el grupo Maniobras Orquestales en la oscuridad le dedicó una canción, por cierto que me encantaba....
Dice la wiki que la letra de la canción refleja la decisión de utilizar la bomba y le pide al oyente que considere si las bombas son necesarias («It shouldn't ever have to end this way» - «No debió terminar de esta forma»). La frase:
Is mother proud of Little Boy today? ¿Está madre orgullosa del pequeño niño hoy? es una alusión directa al apodo de la bomba de uranio y al hecho de que el piloto nombró a la nave en honor a su madre. La frase:
It's 8:15, and that's the time that it's always been, Son las 8:15, y es la hora que siempre ha sido se refiere a la hora exacta en que la bomba detonó sobre Hiroshima.
Esta canción fue lanzada durante una controversia mayor en torno a una decisión de la Primera Ministra británica del momento, Margaret Thatcher, de permitir que Estados Unidos estacionara misiles nucleares en Gran Bretaña.
Link del video:
http://www.youtube.com/watch?v=01SBf0tsLyI

Celina dijo...

Awesome!

Elecciones 2014 dijo...

Y a pesar de todo aún se guarda la esperanza de un mundo mejor en donde el político no robe, en donde la muerte se disipe y el amor entre nosotros nazca; pero todo en si es una bella utopía.

Abogados en Panamá dijo...

Un gran articulo el que nos compartes, es todo un gusto visitarlo.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>