viernes, 29 de marzo de 2013

Ideas peligrosas


 "Si pudieses razonar con la gente religiosa, no habría gente religiosa"
Pocas cosas han sido tan peligrosas para la humanidad como las ideas de Charles Darwin. Este naturalista supo desde el principio que su Teoría de la Evolución iba a caer como una irreverente bomba sobre los dogmas establecidos de la fe cristiana. No es de extrañar, por lo tanto, que Darwin se pasara más de dos décadas dándole vueltas a lo que el filósofo Daniel Dennett bautizó como peligrosa idea, hasta que finalmente se atrevió a publicar "El Origen de las Especies".

Poco antes de que esta osada obra viera la luz, en una carta que escribió a su amigo Joseph Hooker, Darwin confesó que se sentía como un hombre a punto de confesar un crimen. No era para menos. En la Inglaterra victoriana del siglo XIX, la idea de que todas las especies vivas —incluyendo el ser humano— no habían sido engendradas de un día para otro por la mano de Dios, sino que habían evolucionado durante millones de años mediante un proceso de selección natural, suponía una insolente blasfemia.

Para comprender hasta qué punto Darwin era perfectamente consciente de la polémica que sus ideas iban a desencadenar, hay que tener en cuenta su propia trayectoria personal e intelectual. Al fin y al cabo, en su juventud el padre de la evolución estudió teología en la Universidad de Cambridge con la intención de convertirse en sacerdote de la Iglesia Anglicana, y no cuestionaba la validez de la Biblia como fuente sagrada para explicar el origen del mundo. Sin embargo, a lo largo de los años, y sobre todo tras la experiencia transformadora que vivió durante su aventura científica a bordo del Beagle, la fe de Darwin se fue erosionando ante el cúmulo de evidencias que contradecían todas las verdades supuestamente incuestionables del Libro del Génesis.

Para Darwin, la crueldad y el sufrimiento de un mundo donde él había comprobado cómo algunas avispas se alimentaban de los cuerpos vivos de los gusanos en la dura lucha por la supervivencia, o donde morían niños inocentes como su queridísima hija Annie, no parecían compatibles con la existencia de un Dios omnipotente que se preocupara por sus criaturas.

Como era de esperar, la publicación de El Origen de las Especies en 1859, desató un escándalo descomunal en la sociedad británica, y Darwin tuvo que sufrir la humillación de ver su inconfundible rostro barbudo caricaturizado sobre el cuerpo de un mono. Al mismo tiempo, las autoridades eclesiásticas de la Iglesia Anglicana denunciaron que la Teoría de la Evolución constituía la visión más degradante del ser humano jamás concebida, y alguno incluso llegó a compararle con la serpiente del Jardín del Edén, por intentar pervertir a la sociedad británica con sus ideas perversas.

Podría atreverme a asegurar que Darwin jamás hubiera imaginado que 150 años después, las llamas de esta controversia siguieran tan vivas en este moderno y "civilizado" mundo.

Esta es una semana de reflexión, y no me sorprende que el creacionismo siga teniendo tantos adeptos, ya que lo más fácil es atribuir a un dios creador todo aquello que nuestra ignorancia no logra entender. Y habiendo tantas cosas de las que dudar, si de algo podemos estar completamente seguros es de la infinitud de la estupidez humana. Cada día me sorprendo más y más con la poca fe que la gente tiene en la ciencia; son muy pocas las personas que renuncian a los beneficios de los grandes adelantos científicos, y sin embargo les cuesta aceptar que dios no haya tenido nada que ver en el proceso. La ciencia existe en la vida de cada ser humano, es algo tangible y fácilmente reconocible, pero nos comportamos como si el smartphone viniera de una inteligencia superior y no de la nuestra propia.

 

4 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Las ideas siempre han sido peligrosas para el poder establecido y la religión, cualquier religión, por pequeña que sea se ve atacada en sus bases para poder seguir manteniendo esa hegemonía. A pesar de lo anterior la Iglesia Católica no rechaza frontalmente las teorías de Darwin, aunque si importantes colectivos, especialmente en Estados Unidos, que mantienen la teoría creacionista hoy llamada "Diseño Inteligente" a cualquier precio, de hecho han querido modificar los libros de texto a nivel nacional y los tribunales superiores de USA de lo han negado.

La Universidad de Granada en el centenario del nacimiento de Darwin realizó una magnífica biografía sobre su vida y lo he utilizado para impartir un taller sobre la evolución humana.

Un saludo

RGAlmazán dijo...

No es posible la discusión con gente religiosa sobre esos temas. La fe no es cuestionable para quien cree, y todo lo supedita a ella. Sobre fe que discutan los teólogos, pero no los ateos.

Salud y República

Jo dijo...

no sé dean... a veces uno se ciega por tradiciòn o porque cree tener fe.

al final sé de mucha gente que en su afan... se fanatiza y eso ya ni darwin lo cura


:(

El Gen de AyLa dijo...

Gracias por desearnos suerte para seguir adelante.

Un abrazo!

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>