miércoles, 13 de marzo de 2013

El secreto de la corrupción


Es indudable que los verdaderos expertos en la corrupción son quienes la practican, por eso es tan interesante mirar detenidamente a nuestro panorama político tanto como a los demás estamentos de la sociedad ya que tanto uno como otros son parte activa del problema.

El primer gran motivante para los corruptos es -obviamente- el dinero, aunque hay otros factores que inciden como el hecho de ser un servidor público y darse cuenta de que se tienen las llaves, se tiene la oportunidad de satisfacer algunos intereses particulares; además de esto, existe el corolario de que: "Si no lo haces eres un gilipollas", si no aprovechas la oportunidad tienes una ingenuidad que raya en la estupidez. 

Se tiene la certeza de que: "No te va a pasar nada". El concepto de impunidad está tan arraigado que, en la calle, si le preguntas a cualquier persona, te lo puede asegurar sin la menor duda. Pero hay que tener en cuenta que para poder ser exonerado en caso de alguna culpa, es imprescindible contar con un gran número de favorecidos, un amplio sindicato de beneficiarios de los intercambios corruptos.

Ahora viene la gran frase, esa que nos parece tan inocente, tan inofensiva y que se oye por doquier como si fuera el consuelo universal: "Esto funciona así, es el sistema". Hemos asumido que la corrupción es algo inevitable. Se nos ha hecho algo normal. Lo raro es que se tuvieran expectativas diferentes.

Puedo asegurar que si hoy hubiera elecciones, volverían a ganar los de siempre, por la sencilla razón de que la mayoría absoluta cree que es gente honrada, que tiene la conciencia limpia. Pero la principal razón podría ser ese virus que se ha propagado por toda la geografía nacional, esa idea errónea de que las cosas son así y no hay manera de cambiarlas; una idea que ha hecho desaparecer la capacidad de reacción necesaria para que un sistema democrático pueda perseguir y castigar la corrupción.

Por último, se puede decir que el absoluto desafecto de los españoles por la política y por los políticos, ha generado unas expectativas tan bajas -respecto a lo que se espera de los gobernantes y demás entes públicos- que la reacción ante los escandalos de corrupción es de completa normalidad; cuando en los medios de comunicación se publica algún caso de estos (como de hecho sucede a diario), el caso se convierte simple y llanamente en la confirmación de esas bajas expectativas y por tanto, como era algo ya esperado, pues no se hace nada para recuperar la normalidad democrática. 

Llegados a este punto nos encontramos atrapados en un círculo vicioso del que solamente lograríamos salir cuando cambiaran nuestra cultura política y nuestra cultura empresarial. Para ello sería necesaria la intervención de todos los sectores sociales y de un liderazgo político e institucional responsable. Y en todo caso, haría falta un movimiento social, que quizás ya esté naciendo, pero al que le falta mucho por madurar.

 




4 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Te has quedado corto con la viñeta, con los gusanos y lombrices no se pueden ni comparar, estos airean la tierra y nacen cosas nuevas, los políticos son como los cascos de los caballos de Atila, que destrozan todo.

Saludos

RGAlmazán dijo...

Muy buena la viñeta. Y sí, sin duda, lo peor es la conformidad de la mayoría de la gente de que esto es así. Triste pero real.

Salud y República

Francesc Cornadó dijo...

La podredumbre se extiende, lo cubre todo, su hedor es insoportable, repugna. Estoy convencido como tu, de que si hubieran elecciones volverían a salir los mismos ladrones y corruptos de ahora,pero es que este pueblo nuestro es inculto, pasa horas escuchando unos medios de comunicación manipuladores, se embelesa con las patadas de los futbolistas, admira a los chorizos. Los pueblos tienen el gobierno que merecen, esto es una mierda y hay que tirar de la cadena.
Falla la escuela, la educación es nefasta y la ciudadanía se apunta a la inmoralidad del "todo vale".
No tengo ninguna esperanza. Ah! te diré que estoy apuntado en la lista de los hombres más pesimistas del mundo.
Salud
Francesc Cornadó

kuto dijo...

Gran viñeta.
... y como una viñeta siempre habla por si misma y golpea con una fuerza inaudita, solo te digo que ¡Enhorabuena!

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>