sábado, 12 de enero de 2013

La campana de Gauss



La mayoría de la población entra en la media y en los extremos quedan los desadaptados, los anormales, digamos que los genios y los defectuosos; en términos estadísticos, los que no están en las colas o picos, son considerados normales.

La política funciona como una máquina que manejan algunos (unos pocos) para que otros (la gran mayoría) hagan su voluntad. A través de la historia se ha demostrado como la política es la actividad del privilegio; las monarquías han sido la máxima expresión del abuso del poder; con los privilegios nació la corrupción, que se ha convertido en una labor cada vez más sofisticada, y que ha prosperado grandemente en los paises menos desarrollados mientras que ha sido posible controlarla en los paises con altos índices de progreso como Japón o Finlandia. 

El otro poder, el económico, ha superado al político y se ha hecho global, las decisiones que se toman en un lugar y dan buenos resultados económicos, se extienden a todo el orbe; el mundo también tiene un comportamiento normal, y en la media entra la inmensa mayoría; en los extremos quedan unos pocos como Cuba o Venezuela y el mundo los ve como defectuosos. 

El romanticismo en la política, muy propia de revolucionarios jóvenes e idealistas, cree que se pueden tomar muchas decisiones colectivas por consenso y de manera democrática, pero nada más lejos de la realidad, ya que eso implicaría el apoyo de la mayoría, pero la mayoría les considera anormales, desadaptados, ilusos o soñadores y desde luego no les apoya. Para obtener el apoyo popular hay que parecerse al pueblo, ser el príncipe del pueblo si es preciso, o por el contrario, ser muy poderoso y rico para que muchos -por el fenómeno de imitación- se hagan tus seguidores; es como en el deporte, cuando un equipo destaca es cuando más gente quiere hacerse su seguidora; es el instinto de supervivencia, la evolución darwiniana, y lo contrario es romanticismo, vana ilusión. Me voy ahora mismo al kiosko de la esquina a comprar el Marca, y la revista Pronto para mi mujer, no vayan a considerarme anormal.

 

7 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

No olvides que la campana de Gauss, aún tomando como parámetros los actuales, se puede adelgazar hasta convertir la "normalidad" en una minoría". Es lo que se está dando en los movimientos antisistema actuales; que lo que se tomaba como normalidad, está quedando reducido cada vez más a minorías, y no precisamente edificantes.
Saludos.

RGAlmazán dijo...

Una mayoría, siempre, ha dominado a una minoría, salvo en momentos revolucionarios. Ejemplos de todo tipo siguen existiendo. Los banqueros o los políticos con poder son cuatro gatos pero son los que nos están jodiendo la vida.

Salud y República

Cheli dijo...

Esta claro.
La unica manera de "intentar" invertir la situacion es la educacion; que obviamente, esta manipulada por esa gentuza, si fueramos tan evolucionados como nos creemos, deberiamos hacer algo.
Pero es mas comodo ir con la corriente.

Un beso.

Mar dijo...

Lo cierto es que cuando uno habla con arreglo a sus convicciones, creencias u opiniones, como no sean como "las que piensa todo el mundo" ya te están mirando como un tipo raro. En fin, pobres mentes que no son capaz de ver un dedo más allá sus narices.

Saludos!

Anónimo dijo...

Hey, I think your website might be having browser compatibility
issues. When I look at your blog in Ie, it looks fine
but when opening in Internet Explorer, it has some overlapping.
I just wanted to give you a quick heads up! Other then that,
wonderful blog!

Also visit my web page Nike Free Run Sko []

Anónimo dijo...

I am now not certain where you're getting your info, however good topic. I needs to spend some time learning more or working out more. Thanks for magnificent info I was in search of this information for my mission.

Also visit my blog ... Louis Vuitton Pas Cher

Notarias Bogota dijo...

es una interesante descripción, y apoyo lo que un comentarista afirma para cambias esta mayoría, solo por medio de la educación.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>