martes, 2 de octubre de 2012

La educación de mis hijos

El primer día de clase, la profesora  les pregunta a sus alumnos de 6 años de edad: “¿cuántos de vosotros habéis tenido problemas por no prestar atención en clase?”  Y todos los alumnos levantaron la mano. Luego les pregunta: “¿Y a cuántos de vosotros os han enseñado a prestar atención en clase?” 
Nadie levantó la mano.
Es difícil hacer un balance de la educación a modo personal, no podemos decir que la medida sean las notas obtenidas en la universidad o tendremos que esperar al retiro para hacer dicha evaluación. Lo que si tengo muy claro es que quienes tenemos hoy unos hijos que más adelante irán a la universidad, no estamos muy seguros sobre el tipo de educación que deben buscar.

Recuerdo que en mi época de estudiante se me dijo una y otra vez que estudiara una buena carrera, consiguiera un buen empleo y que esa era la clave; a mis hijos no les diría tal cosa ya que las reglas han cambiado totalmente. Yo he tenido que afrontar la vida con una educación diseñada para la era industrial y se me ha preparado a conciencia para ser un elemento más del sistema. Mis hijos tienen que afrontar la era de la información y el tipo de educación que yo he recibido no les servirá a ellos para nada.


El sistema educativo que tenemos no ha cambiado en todos estos años, y sin embargo ahora las cosas son completamente distintas. La era de la información implica que las cosas cambian todos los días; de un día para otro las cosas y los conocimientos se hacen obsoletos. La ley de Moore lo explica claramente: La cantidad de información se duplica cada 18 meses, es decir que en sólo un año y medio debemos volver a aprender casi todo de nuevo.


Hoy los chicos se tienen que preparar para el cambio, no para un empleo que les durará toda su vida. Para nadie es un secreto que quienes más dinero ganan son algunos atletas, o algunos artistas y que los profesionales (médicos, ingenieros, etc) ya no ganan como ganaban hace años. 

Hoy veo con asombro como los políticos hacen promesas acerca de salvar el sistema de bienestar social, y pocas cosas tengo tan claras como esta: Cuando los políticos hacen promesas de salvar algo es porque eso que se proponen salvar ya se ha perdido de antemano. Está claro que mis hijos ya no tendrán el respaldo social que hemos tenido los de mi generación y por ello deben estar preparados de una forma distinta a como yo me he preparado.

Probablemente dentro de poco habrá que pujar en internet por un empleo y quienes deseen uno de esos empleos de más de un año de duración seguramente tendrán que aceptar un sueldo muy bajo a cambio. La educación es esencial hoy, y siempre lo ha sido, pero hoy no sirve esa educación que se ha venido dando todos estos años, hace falta algo nuevo.

Existen tres tipos de educadores: Los que trabajan para que la educación cambie; los que no quieren que cambie (se oponen a todo lo nuevo) y el tercer tipo son aquellos a los que les da igual si cambia o no, ya que lo único que les preocupa es su empleo y su sueldo. Esta situación personal de los educadores sumada a la de las entidades gubernamentales que están interesadas en que los engranajes del sistema sigan girando como hasta ahora, hacen que la educación hoy día sea un desastre.

La educación que necesitan nuestros hijos ha sido catalogada como educación prohibida, al tiempo que para la mayoría de gobiernos mundiales la educación no es una prioridad. Desde mi punto de vista, el acceso universal y gratuito a la educación debería ser un derecho fundamental, y ubicado en los primeros lugares al lado del derecho a la vida, al trabajo y a la salud. Creo que cada padre tiene esto muy claro y lo desea para sus hijos, y sin embargo no parece tenerlo tan claro a la hora de luchar por defender tales derechos fundamentales.


 


10 comentarios:

dapazzi dijo...

Totalmente de acuerdo con casi todo lo que dices, pero es más, a la mayoría delos padres españoles les falta información, el profesor no es un mero transmisor de conocimientos, es algo más, es un todo, un hilo vertebrador en la educación global de sus alumnos, es el enseñarles a adaptarse al medio lo más rápidamente posible.
Ahí radica la inteligencia, en la capacidad de adaptación que presenta el individuo ante cualquier incertidumbre de la vida.
Que poco valoramos al profesorado, si tenemos que guillotinar a alguien , es a los políticos de los cuales los profesores también son sus victimas, presentandolos como escudos de todos sus mierdas y culpándolos de que el sistema no funciona por las actitudes de estos......LOS POLÍTICOS SON LO PEOR, SON EL CÁNCER DEL SISTEMA.

Emilio Manuel dijo...

No es facil en un breve comentario hablar sobre el tema que tocas,si te diré, por ejemplo que, en mi época años 60, a mi solo me decían: estudia, lo que fuera pero que estudiara.

Estoy en un club de lectura donde encontramos a gente de todo tipo: una australiana, una que ha vivido muchos años en Suecia, y el resto nacionales, hace unos dias se plantea el problema de la educación y la australiana da su opinión, que para mi es el gran problema de nuestra educación, nos decía, aquí se estudia mucho de memoria y no se practica la comprensión ni la actividad manual, creo, desde mi punto de vista, que es la perfecta ministra del ramo.

Un saludo

Carlos Galeon dijo...

Interesante entrada, por la que veo que el trabajo con el profesorado es fundamental para cambiar y adaptarse a la nueva realidad. La capacidad para lograr desarrollar la inteligencia emocional, así como estimular la memoria y la atención del alumno mediante técnicas atractivas, como son la pintura y la música, creo que es muy sugestiva.
Significaría toda una revolución en la educación actual, el afrontarla de la forma que proponen en el vídeo, y aún más, también sería una forma de lograr un mayor entendimiento entre todos.
Saludos y un abrazo.

RGAlmazán dijo...

La educación que han de recibir los jóvenes actuales y los futuros ha de ser distinta. Se ha de encaminar más a formar a la persona integralmente e intentar que se realice y consiga ser feliz. La cultura es fundamental pero cuando se mercantiliza se mancha y no cumple su misión. No se puede dirigir a los jóvenes a que ganen más dinero y a que consuman más, porque ese ha sido un error de nuestra generación.
Habría mucho que hablar de este tema. No es fácil hacerlo en un comentario, pero es un tema interesante que habría que debatir largo y tendido.
Salud y República

VerboRhea dijo...

La educación no vive de espaldas a la sociedad, si la sociedad cojea, la educación también acabará cojeando.
Educar no es fácil ni queda únicamente relegado a la escuela. El sistema educativo nos obliga educar a una sociedad entera cumpliendo con los intereses y capacidades de todos. Y, efectivamente, no todos pueden subir al árbol y no por eso dejan de ser únicos y valiosos (me vino a la mente una cita de Einstein). Nos legislamos con la ley del partido que sube al poder cada cuatro años y ofrecemos lo que el político de turno nos dicta (con la "coherencia" de que el legislador no ha impartido clase en su vida, y a lo mejor ni tiene hijos, así ocurrió con la LOGSE). Al docente se le exige que eduque y que culturice un país, pero hay una educación pública paralela que el político no controla y que arraiga con fuerza en los jóvenes, la de los medios de comunicación con sus héroes y princesas.
En educación hacen falta muchas cosas que la sociedad debe demandar y sobran estas otras: políticos, que se sienten capacitados para todas las artes y ciencias, y periodistas resabidillos, buscando el sensacionalismo en el docente olvidándose de encender la tele en horario infantil a ver qué ocurre.
Nos obligaron a educar con la ley del mínimo esfuerzo, propusimos como ejemplos a seguir a muchos de esos que salen por la tele sin oficio ni beneficio. Al final, el adolescente acabará frustrado porque le prometimos unas expectativas que no vamos a cumplir.

Salu2.

Pilar dijo...

Que dificil es saber cual sería el modelo educativo adecuado para un futuro que se adivina oscuro, en cualquier caso parece claro que la nuestra no lo sería.

Un saludo

4ever dijo...

Totalmente de acuerdo Dean. Lo has bordado y ademas en un idioma clarito a la par que sin tapujos.
Hoy por hoy uno de mis hijos esta en 3º de eso y a veces me siento una gran mentirosa cuanlo lo conciencio en que la base de todo futuro esta en la formación academica pero, tal y como estan las cosas...Cual va a ser ese futuro cuando hoy se estan marchando los jovenes al extranjero porque aqui no ahi ese futuro...

Gracias Dean por la entrada, como siempre, brillante.

Saludos

Jessica dijo...

Ahora estoy dando un curso de formador ocupacional y este es nuestro principal tema, la educación actual. Estamos en esa fase de transición, justo como dices con los tres tipos de educadores. Esperemos que algún día se den cuenta que los conocimientos no entran a base de repetir palabras, sino de entenderlas.

Un saludo!

Jo dijo...

imagina para quienes no estaban o estamos acostumbrados a esa velocidad tan vertiginosa
a veces le veo ventajas pero en otras, siento que es un desperdicio y una tristeza
los niños no leen mejor, no aprenden mejor y mucho menos se dedican mejor a investigar....

Juanjo Rubio dijo...

¡Fantástico post!
Me encanta el sistema y aprendiendo de él estamos.

Saludos.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>