lunes, 25 de junio de 2012

Hermes y la mitología española

"Conducía Hermes un día por todo el mundo una carreta cargada de mentiras, engaños y malas artes, distribuyendo en cada país una pequeña candidad de su cargamento. Más al llegar al país de los malvados, los astutos y los aprovechados, la carreta, según dicen, se atascó de pronto, y los habitantes del país, como si se tratara de una carga preciosa, saquearon el contenido de la carreta, sin dejar a Hermes seguir a los otros pueblos."


Y dijeron los dioses: Daremos a La Hispania el mejor de los climas, y playas doradas con años soleados, les daremos viñedos deliciosos para alegrar su espíritu y frutos de la tierra y del mar en abundancia; les colmaremos con gentes sencillas que toquen la guitarra y bailen el flamenco para su deleite; deportistas que triunfen en las disciplinas más relevantes; y visitantes de los confines de la tierra para que conozcan sus maravillas. Salta entonces a la palestra un celoso habitante de la Gallia y se atreve a enfrentar a los dioses reclamando: ¿Por qué todo lo mejor para Hispania? A lo que los dioses respondieron: La paciencia no es una de vuestras virtudes, ya que si esperais un poco, vereis como tantos prodigios de nada les servirán ante la avaricia y la ineptitud de sus gobernantes.

Nota:
Cuando los dioses crearon a Pandora fue Hermes quien la llevó a las mortales y le otorgó su fuerte sentido de la curiosidad. 

La ilustración es de Montse Rubio.

4 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Si trabajar, estudiar o hacer un movimiento con 40º a la sombra es un regalo, yo no lo quiero; playas doradas, no se desde cuando nuestras playas dejaron de ser doradas y son un puro estercolero, por muchas banderas azules que nos den; tampoco por aquí la gente baile flamento a todas horas ni está tocando la guitarra, por cierto instrumento nada fácil y que ha gustado en el mundo mundial, vamos hasta los chinos nos copian; sigo, en cuanto a los deportista, antes del año 1992 España no sabia lo que era el deporte, salvo "la furia" española, que tampoco sabíamos mucho lo que era salvo que siempre acabábamos como "el pupas"- perdiendo,ahora que ganamos en un par de cosas, no nos quites la ilusión; en cuanto a los visitantes foráneos, vienen aquí porque somos baratos y ofrecemos una buena relación calidad precio, a no ser que el hecho de que venga por estos lares, es que el turista sea gilipollas, viene a por vino barato, unas sangrías que aquí no se las bebería ni un borracho y unas paellas que son una "mierda".
Por lo demás también tenemos una políticos sinvergüenza y una ciudadanía que después de aguantar más de 50 años con un dictador todavía no se le ha dado un curso de democracia.

Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Magnífica reflexión, donde se ve que los dioses, aunque hicieron lo posible, no consiguieron que este pueblo disfrutara de sus ventajas y sí que ahondara en sus agujeros negros.

Salud y República

Cheli dijo...

Me quede sin palabras.

Saludos.

Carlos Galeon dijo...

...y así seguimos. Somos el país de la sangría y la paella, las borracheras baratas, las playas para tomar el sol, buen clima, buen vino y buena mesa.
Somos de Europa su sitio de veraneo preferido, barato, con mano de obra cada vez más barata, donde pueden venir los alemanes e ingleses jubilados a vivir su últimos días con un nivel de vida que no tendrían en su país...¿Para qué cambiarlo? Mientras aquí seamos tan zoquetes que traguemos con eso y con más...
Un abrazo.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>