martes, 21 de febrero de 2012

Aquí no harán falta los bonzos



Viendo a la Iglesia moverse bajo palio verbal. Viendo a la patronal pretendiendo tratar a los trabajadores como esclavos. Viendo a la prensa reaccionaria actuar con maneras de prensa del movimiento. Viendo a los responsables de la policía llamar "enemigos" a los que ejercen el derecho constitucional a la huelga, no quedan muchas dudas de que hemos vuelto al régimen dictatorial.
Lo que está pasando en Valencia, va a ser aplicado  a todo lo largo y ancho del país. ¿Dónde está el límite? ¿Hay que dejar que la derecha siga haciendo de las suyas?

La policía se ha convertido en un órgano de represión a favor de los poderosos y en contra del pueblo. ¿Volvemos a la disciplina de la dictadura?

Esta es otra prueba de que no existe la democracia; la parlamentarización de los conflictos, con la que se pretendían gestionar los derechos ganados en las calles, ha agotado su capacidad transformadora. Toda organización se ajusta por su eslabón más débil. Sin presión ciudadana, ese eslabón son los trabajadores, los parados, los pensionistas, los inmigrantes, las mujeres. En el Parlamento, donde se está convirtiendo la legalidad en ilegalidad, el derecho a un trabajo digno en despido libre, el derecho a la educación en privatización de la enseñanza, el derecho a una vivienda digna en desahucios, el derecho a una pensión en ahorro forzado de por vida, el derecho a la salud, en un albur mercantilizado y el derecho constitucional a la manifestación en una ocasión para reprimir a cualquiera que haga valer su voz, sean adolescentes, invidentes, mujeres o ancianos, ya nadie cree.

Las últimas veces que nos quedamos en casa se quedaron ellos en las nuestras cuarenta años. No harán falta los bonzos de la primavera árabe, a este paso, la policía de este régimen muy pronto se cobrará sus primeras víctimas mortales.



6 comentarios:

José Alfonso. dijo...

No sabes cuánto me alegra conocerte. Estamos necesitados de voces rebeldes contra la injusticia y la soberbia. Te buscaré a menudo.

Un abrazo.

Emilio Manuel dijo...

Muy mal día el que tuvo esa mujer cuando dijo que los estudiantes eran "enemigos", deseo que fuera un lapsus, si es lo que piensa, esta gente está mucho peor de lo que pensaba, con la acumulación de poder que están teniendo, esperemos lo que ocurre en Andalucía, pueden comer auténticas tropelías.

Habrá que pararles de algún modo ¿no?.

Saludos

Ciberculturalia dijo...

Hoy todos lamentamos la "#primaveravalenciana". Es un horror
Un beso

RGAlmazán dijo...

Sí, la situación es muy mala. Puede pasar cualquier cosa, porque ellos lo tienen claro, quieren ganar la calle --lo único que nos dejan-- como sea.

Salud y República

Pilar dijo...

Cuando nos quedamos en casa, cuando actúamos con miedo, lo pagamos.

Carlos Galeon dijo...

Se puede decir más alto, pero no más claro. Apoyo todas y cada una de las palabras que has escrito, y muestro mi indignación, exigiendo dimisiones, y despidos de policías por lo de Valencia, así como movilizaciones por el resto de medidas que nos quieren colocar para devolvernos al siglo XIX.
Saludos y un abrazo.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>