jueves, 22 de diciembre de 2011

Conformarse

"La mente que se abre a una idea nueva jamás vuelve a su tamaño original." Einstein.

Conformarse es aceptar que el mundo es como es y que nada podemos hacer al respecto, ya que los ricos y poderosos lo controlan todo a su antojo, mientras que nosotros somos simples marionetas en manos del sistema.

Conformarse es reconocer que soy como soy porque el mundo me ha hecho así; que por más que trate de cambiar, la sociedad condiciona cada uno de mis movimientos.

Conformarse es ver que las cosas no funcionan y no hacer nada para solucionarlo, es resignarse y rezar para que cambien solas.

Conformarse es ser realista; encajar en el 99,9% de la población mundial; ser una persona normal y corriente; así como nos lo muestran cada día los medios de difusión de la información; significa encajar en el modelo elaborado para nosotros y seguir paso a paso el guion que otros han escrito y que siguen escribiendo, sin salirme de él ni por un instante.

Conformarse es adaptarse al medio; al fin y al cabo somos la especie que con mayor facilidad se adapta pese a las adversidades o a las dificultades del ambiente. Es amoldarse a lo que hay y no complicarse la vida, pues estamos aquí de paso, durante un período de tiempo muy corto y nuestra verdadera felicidad está más allá de lo que nos brinda este cuerpo débil y lleno de limitaciones. Es dejarse llevar por la corriente, nunca ir a la contra ya que eso es algo inútil y te desgasta innecesariamente.

Conformarse es ajustarse a las necesidades de los tiempos, desempeñar cabalmente el rol que nos toca; ser concientes de nuestras limitaciones y agradecer por lo que se tiene ya que mirándolo bien somos afortunados por lo que nos ha tocado. Las personas de bien por lo general son conformes y religiosas, y lo que se espera de nosotros es que seamos personas de bien y no unos alborotadores que no obedecen a leyes y sin temor de dios.

Conformarse es aspirar a un sueldo mayor, un mejor coche, una casa más grande y mejor ubicada y disfrutar de esas personas cercanas que tambien son normales como nosotros, que muchas veces pensamos en lo diferentes que podemos llegar a ser unos de otros, pero que aceptamos porque es lo que hay. Es hacer un inventario de lo que tenemos y respirar aliviados porque somos afortunados. Es olvidarse de ser, ya que eso es para los filósofos y pensadores, gentes rarillas que viven como animales y nunca consiguen nada.

Conformarse es llegar a la conclusión de que nadie es feliz, de que no existe la pareja ideal, de que los sueños sueños son, de que las utopías y los idealistas están mandados a recoger, han caducado.

Conformarse es estar ciego ante la evidencia de que precisamente los inconformes son los que han cambiado el mundo. Ese 0,01% de hombres y mujeres que han ido a contracorriente y que han demostrado que valía la pena ser diferente: Platón, Aristóteles, Nietzsche, Newton, Marx, Freud, Descartes, Galileo, Confucio, Kant, Roussseau, Fleming, Voltaire, Séneca, Copérnico, Foucault, Camus, Popper, Einstein, Fromm, Arquímedes, Gandhi, Mandela, Faraday, Thales de Mileto, Juana de Arco, Frida Kalho, Teresa de Calcuta, Mistral, Curie, y otros tantos que no llenarían más de tres páginas y que en su tiempo fueron considerados raros y estrafalarios, con ideas absurdas o imposibles; algunos tuvieron que perder sus vidas por defender sus ideas; hombres y mujeres de los que no sabemos qué coche conducían o qué palacio majestuoso habitaban pero que insitieron en sus ideales y el tiempo les ha dado la razón. Hombres y mujeres que han dado sentido a la vida de otro puñado de hombres y mujeres anónimos que a pesar de ser desconocidos también han ido a contracorriente y en sus lugares son luces que brillan con luz propia, algunos instruidos y otros que no han pisado una escuela, pero con un denominador común: no se han conformado con lo que veían.


7 comentarios:

emejota dijo...

http://youtu.be/O97_4xoYq8A

Te deseo lo mejor. Bs.

Emilio Manuel dijo...

Los habitantes de la tierra es como el cerebro del ser humano, utilizamos una milésima parte de todo su potencial y se ha sido capaz de llegar, mal que bien, hasta aquí; imaginemos que podríamos hacer si utilizáramos tan solo el 10% de su capacidad. Seguramente no nos conoceríamos. ¿Seguiría existiendo el mal? o gracias a los adelantos técnicos el hombre viviría feliz.
Soñar no es malo y tampoco indica que se conforme uno.
Saludos

Dean dijo...

Gracias por el aplauso Emejota.
Emilio Manuel, el inconformismo nace de los sueños, pero lo triste es que nos hemos olvidado de soñar, o solo soñamos cuando dormimos.

Maria... dijo...

Paso por tu blog para desearte lo unas muy felices fiestas !! Un besazo muy grande ( por cierto te tengo que buscar por facebook )

FELIZ NAVIDAD DEAN !

Maria

RGAlmazán dijo...

No hay que conformarse, hay que buscar siempre más allá de lo obvio, de lo políticamente correcto. Conformarse es morir en vida.

Salud y República

Yemaya dijo...

Joooo, yo no quiero conformarmeeee...
Vengo a desearte una muy Feliz Navidad. TE deseo lo mejor.
Besos y susurros Navideños

Cristina dijo...

Exelente!
Nunca dejes de soñar, que al fin los sueños no dejan de ser solo sueños.
Un fuerte abrazo y los mejores deseos para estas fiestas.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>