sábado, 8 de octubre de 2011

La poesía es más universal que el iPhone

Liviana, vuelve la bofetada de las esferas celestes.
La música, a nuestra sombra, inocente como
el agua de la fuente que sube entre animales salvajes,
artísticamente petrificada alrededor del chorro de agua.
Con las cuerdas disfrazadas de bosque.
Con las cuerdas como el aparejo del aguacero:
la lancha es azotada por los cascos de un aguacero
y en lo íntimo, en el atasco del giroscopio, alegría.
Esta tarde se refleja la bonanza del mundo,
cuando las cuerdas son instaladas, sin que nadie toque.
Inmóviles en la niebla, los árboles del bosque
y la tundra húmeda espejeando en sí misma.
La mitad muda de la música está aquí, como el olor
a resina anda en torno a ramas heridas por el rayo.
En cada hombre, un verano subterráneo.
En el cruce de caminos, una sombra,
y se aleja corriendo, siguiendo la trompeta de Bach.
La piedad inspira súbita cautela. Dejar
su disfraz de yo en esta playa
donde la ola golpea y se retira, golpea
y se retira.



10 comentarios:

Dean dijo...

Mucho se ha hablado de Jobs y muy poco de Tranströmer ¿Acaso es uno más que el otro?

Jo dijo...

creo que son dos tenores diferentes... tal vez es porque uno es el blof! lo que aparentemente casua un boom....


en todo caso la universalidad de la poesía es ingrata. Para mi un verso es también todo un proceso creativo que no cualquiera puede hacerlo

solo los genios...

soy beatriz dijo...

Estoy de acuerdo, porque la poesía es independiente a la posesión de un bien material. Es una concepción, una forma de ver la vida, de percibirla y tal vez de ponerla en palabras.
Creo que lo que más ha llamado la atención sobre Jobs, es su empeño en seguir luchando y evidentemente...en los resultados que obtuvo (por lo menos materiales). Hay muchísimas personas que luchan igual o más que el respetable Sr. Jobs, en diferentes ordenes de la vida, pero que son anónimos pues no han forjado una gran empresa internacional.
Supongo que cada uno de nosotros tenemos virtudes que explotar, el punto es saber hacerlo y contar con esa cuota de "suerte" que todos necesitamos.
Gracias por esta entrada. Gracias por pasar por mi caja.
Un abrazote querido Dean!!!

Felipe dijo...

Llevas razón cuando dices lo de Jobs.Y sin embargo,Tranströmer,uno de los más grandes poetas de la última generación ha pasado desapercibido.


Gracia por traerlo

Saludos

Adrián J. Messina dijo...

¡No sabes que placer me da haber leído esta entrada! Infinitamente de acuerdo. ¡gracias por compartirla!!!!!

Mai Puvin dijo...

Por suerte así es... Inmensa poesía.

Igual creo que son dos mundos distintos y absolutamente necesarios...

Abrazos

B. Miosi dijo...

Gracias por traernos la poesía del Premio Nobel. Tenía deseos de saber algo de él, y me ha gustado.

Besos!
Blanca

Emilio Manuel dijo...

Aunque hay algo que está por encima de ambas:LAS IDEAS, y tanto el poeta como el inventor debe de tenerlas; en uno, las ideas nos levantan el espíritu; con las otras, nos hacen la vida más llevadera.

Un saludo

RGAlmazán dijo...

El comercio se come al arte.
Sin despreciar a Jobs, los poetas son creadores continuos que no reciben casi ninguna recompensa. Tiene el mérito de trabajar sin esperar nada a cambio por contar artísticamente sus inquietudes.

Salud y República

Las Gemelas del Sur dijo...

Un poeta cuyo protagonismo desaparece poco a poco, dando paso a sus palabras........
"Fantástico sentir cómo el poema crece, mientras voy encogiéndome. crece, ocupa mi lugar. Me desplaza. Me arroja del nido. El poema está listo."
.......y queda sorprendido al mirar en que se ha convertido la primera inspiración sentida.
Es la libertad otorgada a sus palabras, transcribiendo sentimientos, sensaciones. El poema es el discípulo que ha superado al poeta.

Saludos Dean

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>