martes, 13 de septiembre de 2011

La edad maldita

Si tienes 27 años, eres músico, famoso y te encanta la droga, tienes muchas probabilidades de entrar en un grupo selecto y macabro; si además tienes tendencias suicidas el ingreso es cosa casi segura:

James Marshall Hendrix, más conocido como Jimi Hendrix, nació en Seattle, Estados Unidos, el 27 de noviembre de 1942. Murió a los 27 años, en la cima de la fama el 18 de septiembre de 1970 en Londres.
Amy Winehouse


Nacida el 19 de enero de 1943 en Port Arthur, una localidad industrial de Texas en Estados Unidos, Janis Joplin parece que se puso de acuerdo con Jimi Hendrix a la hora de morirse. Mientras el cantante y compositor negro murió el 18 de septiembre de 1970, la cantante tejana falleció pocos días más tarde, el 4 de octubre del mismo año. Ambos tenían la edad de 27 años.
Amy Winehouse

El mítico y deseado cantante grunge de Nirvana, Kurt Cobain, murió el 5 de abril de 1994 en Seattle también a la edad de 27 años. Seattle es una de las ciudades icono para una leyenda que cada vez toma más fuerza.
Amy Winehouse

Brian Jones, guitarrista de los Rolling Stones, es quizá el rockero menos famoso del club de los 27.
Amy Winehouse

El mítico grupo The Doors se quedó sin voz con la muerte a los 27 años, el 3 de julio de 1971, de Jim Morrison, su vocalista. Además de cantante y compositor fue un reconocido poeta.
Amy Winehouse

Amy Winehouse, nacida en Londres el 14 de septiembre de 1983 se unió recientemente al club de la edad maldita para los rockeros, en su domicilio de la capital inglesa.
Jimi Hendrix

Otros muchos rockeros -menos famosos- también han muerto a la edad de 27 años, de la misma forma que otros -muy grandes y famosos- han muerto jóvenes. No hay una edad maldita para morir, lo que parece una maldición es morir demasiado joven, cuando se está en la cima del éxito y cuando aún se espera que haya tanto por vivir. Los supersticiosos dirán que es el destino o la casualidad, yo diría que nada es casual en esta vida.



10 comentarios:

Amio Cajander dijo...

un buen "dream team" se hacia con todos, eh?

Logio dijo...

A ver si el número chungo va a ser el 27 y no el 13... Bueno, también el que esté hasta el culo a los 13...

Campurriana dijo...

Una lástima. Parece mentira que exista tal autodestrucción en el ser humano. Tenemos que mirarnoslo.

Cheli dijo...

No creo que sea una edad maldita ni nada de eso, sino que simplemente no administran bien todo lo que tienen entre manos, juzgar no esta bien, y mas en mi caso, que ni soy famosa ni nada como para comparar; supongo que se les juntan demasiadas presiones y no tienen la madurez necesaria para afrontarla. Una pena, realmente.
No se sera un disparate, pero se me ocurre pensar que artistas con tanta sensibilidad, que no llevan bien ciertos momentos o situaciones; y los que no tenemos tanta sensibilidad, los llevamos mejor. No lo se.
Una pena.
Besos.

aina dijo...

Seguro que tantos otros han sobrepasado los 27 y algunos no habrán llegado. Es mera casualidad.

Me gusta el cambio de look del blog.

Arwen dijo...

Una maldición demasiado cara... pero drogas, alcochol y desparrame no es una buena combinación, tal vez sólo una aceleración de lo que les quedaba por vivir.

Un beso Dean!

RGAlmazán dijo...

Pues sí, parece que estos desaparecidos famosos han pasado a la historia con algunas características que aunque sean circunstanciales parecen definidas de antemano.
Casualidades que parecen premeditadas.

Salud y República

Jo dijo...

pues parece que unos libran la edad y la maldición... y nunca les llega la fama

:(

a queprecio a veces uno se encasilla en cierta fama?

VolVoreta dijo...

Tal vez estos seres especiales, tan sensibles como geniales, maduraron demasiado pronto y no soportaron las miserias de este mundo que tú nos muestras a diario...y que nosotros vemos desde lejos, muy lejos.

No cejes en tu empeño de mostrárnoslo, tal vez, algún día, despertemos los afectados y por fin nos unamos para remediarlo.

Hasta siempre Dean.

Te dejo un beso.

Misón dijo...

Realmente me apenó lo de Amy Winehouse, duele ver cómo tanto talento puede llevarte a la cima para después destruirte sin piedad. Creo que estas personas, a pesar de compartir con todo el mundo su visión de la vida, se sentían incomprendidos, que les afectaba sobremanera que viésemos en ellos a un ídolo al que adorar y no a una persona que nos mostraba su dolor o su belleza o su poesía para hacerse entender, creo que en el fondo sentían que no teníamos ni puta idea de lo que nos querían decir con sus letras

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>