jueves, 14 de julio de 2011

Remando


- No es nada personal.

- Cada uno es responsable de sus propios sentimientos.

- La vida no es justa.

Mejor asumir estas premisas para la vida, creo que me hacen llevarla mejor, porque ¿de qué me vale sentirme responsable de sentimientos ajenos, o encajar cada golpe recibido en la vida como si fuera algo personal, o estar todo el tiempo cabreado por las injusticias de este mundo?

Los budistas dicen que la vida es un río y que navegamos en una balsa hacia el destino final. El río tiene su corriente, velocidad, escollos, remolinos y otros obstáculos que no podemos controlar, pero contamos con un remo para dirigir la balsa sobre el agua. De nuestra destreza depende la calidad del viaje, pero el curso no puede cambiarse, porque el río desemboca siempre en la muerte. A veces me abandono a la corriente, como si no tuviera más remedio, pero otras veces tomo aire y digo, venga vamos hay que seguir remando.

13 comentarios:

aina dijo...

Hacía tiempo que no leíamos tus reflexiones. La vida no es justa,ciertamente, a partir de ahí...todo vale, se encajan mejor los golpes recibidos y es más fácil consolarnos. Hay que resignarse y aceptar que no todo es alcanzable, ni está en nuestra mano cambiarlo.


La foto, además, es preciosa.

Logio dijo...

Sin duda es así y a veces toca bajar la corriente con una barca rota y es lo que hay, guste o no guste.

Cheli dijo...

Es cierto, como en todo, lo ideal es encontrar el punto de equilibrio, y es lo mas dificil.

Un beso.

VerboRhea dijo...

Está muy bien que después de pararte en mitad del río y repasar las páginas de tu vida, te valores a ti mismo e intentes perdonarte por los errores cometidos y no castigarte por los que no eres culpable, pues al fin y al cabo es contigo con quien tienes que convivir las 24 horas del día y que ese barco llegue a buen puerto dependerá de tus fuerzas: de tu saber perder, de tu revaloración por los retos conseguidos y de tu optimismo, vamos.

Un abrazo y sigue remando...todos andamos en lo mismo, no te creas :))

Felipe dijo...

Hermosa y profunda reflexión cuando se ve la impotencia por no poder desviar lo que quisieramos.

Saludos

RGAlmazán dijo...

No comparto la teoría budista de la resignación y del esfuerzo personal, porque puede llevar a la insolidaridad y a buscar sólo la salvación personal.
Tampoco es bueno obsesionarse por obtener lo imposible, pero sí que hay que intentar conseguir que este mundo sea mejor para todos.

Salud y República

Arwen dijo...

Me pongo a remar contigo Dean, a ver si entre todos llegamos a buen puerto. ;)

Un beso.

Arwen

Juan Navarro dijo...

La vida no es justa ni injusta, la vida es, nosotros introducimos la injusticia con los sistemas de que nos dotamos y en nuestras manos está corregirla.
Otro día hablamos de budismo, solidaridad, esfuerzo, destino, es largo. El esfuerzo personal como único medio de superación y mejora es un invento del calvinismo que se instaló en el desarrollo del capitalismo y aquí nos ha traído, por cierto, a los mercados.

Balovega dijo...

Hola y buenas noches..

La llegada de las vacaciones es una oportunidad para vivir de modo diferente al resto del año.

Es necesario que disfrutemos, descansemos y compartamos con la familia este período vacacional y hacerlo como la ocasión para practicar el ocio en familia.

besotes y buen verano

Jo dijo...

... o seguir nadando

Adrián J. Messina dijo...

Es cierto y de alguna forma comparto el pensar budista al que te referís. Aunque hay situaciones que son irremontables y hay otros que se la pasan remando por su vida...

Un abrazo, felíz fin de semana.

Diego Mira dijo...

muy buena reflexion. Si señor, hay que seguir remando sin convertirse por el camino en la controversia de nuestro propios principios

abrazo

emejota dijo...

Conviene remar mientras las fuerzas nos acompañen. Lo importante no es lo conseguido sino el trecho recorrido, no importa el punto, mejor o peor, desde el que se inició. Beso.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>