miércoles, 23 de febrero de 2011

La economía descalza

"¿Puede un rinoceronte (el monstruo de la modernización) ser espantado con un palo? Seguramente no, pero miríadas de mosquitos (que aparecen sin jerarquía y se reúnen espontáneamente) pueden hacerle la vida imposible al rinoceronte, de tal forma que éste se marcha".

El premio nobel alternativo de economía Manfred Max-Neef ha indicado que con el dinero que se ha usado para "salvar" a los bancos de la situación financiera actual habría "600 años de un mundo sin hambre". El creador de los "Principios de Economía Descalza" (y su teoría del desarrollo a escala humana), señala en el estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación, FAO, la forma en que el hambre está afectando a millones de personas, los  millones de dólares que se necesitarían para paliarla, y cómo en ese mismo momento se destinan millones para salvar a los bancos. Este es el mundo en el que estamos, acostumbrado a que nunca hay suficiente para los que no tienen nada pero sobran los recursos para satisfacer las necesidades superficiales.

Max-Neef ha diseñado un modelo económico alternativo basado en la igualdad y en la idea de satisfacer las necesidades básicas de todos, sin atentar contra el equilibrio del  planeta.

Su idea de "desarrollo cualitativo" no significa para nada que se deba disminuir la satisfacción de las necesidades ni la calidad de vida, como tampoco renunciar a la ciencia y la tecnología; sino que, en vista del crecimiento de la población mundial (con marcada incidencia de los países subdesarrollados), se debe buscar un equilibrio en cuanto al gasto energético; un equilibrio que no debe implicar la reducción de la tasa de natalidad de aquellos que viven al sur, sino una disminución del gasto energético por parte de los ricos del norte.

Les dejo un vídeo con sus demoledoras palabras y un enlace al libro.



15 comentarios:

Juan Navarro dijo...

Esta mañana me daba cuenta que hay dos gestos que cada uno de nosotros hacemos diariamente con los que contribuimos a la injusticia en el mundo, al consumismo desaforado, al hambre, a la desigualdad,.... Son el teléfono móvil y el coche, por el coltan y la gasolina.

El dinosaurio dijo...

La economía esconde tantos intereses ocultos... Saludos Dean.

Dirty Clothes dijo...

Qué triste... maldita la hora en que al hombre se le ocurrió inventar lo billetitos verdes...

dirty saludos¡¡¡¡¡¡¡

RGAlmazán dijo...

El consumismo si no se corta terminará con el ser humano y el planeta. Es nuestro enemigo número uno.

Salud y República

Felipe dijo...

Amigo Dean,no conocía a este hombre pero por lo que dice y lo que propone me parece enormemente interesante.

Terminaré de ver el vídeo más tarde.

Gracias por traerlo.

Saludos

Senovilla dijo...

Disculpa que te lo diga en comentario:

El botón de Twitter va mal y no consigo mandar los artículos.

Un abrazo.

Ciberculturalia dijo...

Parece muy interesante y es cierto que si no frenamos el consumismo, terminaremos con el planeta y lo peor, cada vez habrá más hambre en el mundo y la riqueza irá concentrándose aún más en menos manos.
Un beso

Balovega dijo...

Buenas noches...

Una entrada muy interesante.. gracias por compartirlo...

Besotes de buen jueves

Dean dijo...

Gracias Senovilla, ya está arreglado.
Un saludo.

Maria... dijo...

Yo como siempre , criticando a mi propia especie : Los humanos lo tenemos todo y no nos basta para ser felices , siempre nos tenemos que complicar la vida . Poderoso caballero es DON DINERO !
Un besote

Maria

Balovega dijo...

Hola y buenas noches..

Bello fin de semana sin lluvia y con el color de la primavera flotando en el aire..

Buen fin de semana y dulces sueños

Montse dijo...

Como siempre tus entradas geniales. Pasa y pasa el tiempo y cada día manteniendo una categoría especial.

Besitosssssss

periodistaenbabia dijo...

No se si 600 años sin hambre, pero desde luego se podrían paliar las necesidades de muchos que lo necesitan más que los multibonificados banqueros.

Un saludo.

Arwen dijo...

Siempre nos pones a cavilar Dean y es que no es para menos...

Yo entre tanto, me dejo caer en los brazos del maravilloso fin de semana y te mando un beso gigante y descalzo. ;)

Arwen

B. Miosi dijo...

Este Premio Nobel alternativo resume lo que la mayoría de nosotros piensa.
Solo en una cosa no estoy de acuerdo: Los países subdesarrallados sí deberían reducir sus tasas de natalidad.

Muchas gracias por pasar por mi blog, Dean, Agustín se lo merecía.

Besos,
Blanca

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>