domingo, 12 de diciembre de 2010

La fragilidad humana

Caso N. 1

Hace algun tiempo mi hija se cayó con su bicicleta, y ante el dolor de su brazo la llevamos inmediatamente al centro de salud más cercano; allí le miraron el brazo y nos mandaron a casa aludiendo que era solo una contusión. Como el dolor persistía, la llevamos al Hospital a una hora de camino y allí lo primero que hicieron -lógicamente- es sacarle una radiografía, la que mostró enseguida que tenía una fractura.

Caso N. 2

Hace un par de meses, una amiga va a recoger a su madre al aeropuerto; de regreso, tienen un accidente en el coche, ambas se dirigen al hospital y allí las observan para mandarlas a su casa al poco tiempo con un diagnóstico de golpes y contusiones. Al día siguiente regresan ya que su madre tiene fuertes dolores; la causa: tres costillas fracturadas.

Caso N. 3

Una compañera sale ayer a las 4 de la tarde del trabajo y se dirige a su casa, por el camino sufre un accidente en su coche; los médicos la mandan a casa con un diagnóstico de fractura de clavícula. Al día siguiente a las 8 de la mañana llaman para avisarnos que la chica ha muerto en su casa.

Son sólo unos casos que conozco en primera persona, pero tengo conocimiento de muchos otros en los que claramente la negligencia médica ha hecho gala de su peligrosidad. Es terrible conocerlos de cerca o vivirlos, muy doloroso ver a las víctimas y a sus familias, y ni siquiera me atrevo a pensar en los millones de euros gastados en indemnizaciones porque algunos -supuestamente profesionales- no hacen bien su trabajo. En días como hoy te das cuenta de lo insignificante que eres y de lo frágiles que somos en manos de la estupidez humana.

19 comentarios:

Jolie dijo...

una contusión se puede enrarecer cuando es una confusión...

se dice fácil
pero no me imagino si me pasara a mi.
o a alguien a quien quiero.

Mai Puvin dijo...

Es tan grande el ninguneo y el desinterés por el otro que da mucha impotencia.

Buen post.

Un abrazo.

RGAlmazán dijo...

Todo el mundo puede equivocarse, pero en el caso de los médicos, lo grave es pensar que esto se puede generalizar porque tengan pocos medios y muchos pacientes. Y me atrevería a decir que eso influye de forma decisiva.
Y sí, la vulnerabilidad humana es tremenda. Sobre todo si además hay quien no pone los medios para evitarla.

Salud y República

Felipe dijo...

Hay muy buenos profesionales de la medicina.Sin embargo,otros tendrían que tener prohibido el acceso a cualquier centro médico

Saludos

periodistaenbabia dijo...

No creo que haya que generalizar. En España hay un sistema de salud de los mejores del mundo y grandes profesionales. A veces puede haber negligencias obviamente, y a veces puede influir, como bien señala @RGAlmazán que las condiciones de trabajo no sean las más adecuadas. Pero a partir de ahí yo creo que podemos estar orgullosos de la medicina en España.

Un saludo.

Lakacerola dijo...

Opino como los demás, que no se debe generalizar, y que nuestra sanidad es de lo mejor que hay, si ahora pasan esos casos que mencionas con sanidad pública, piensa en lo que pasaría con sanidad privada dónde lo que prima es la productividad por encima del bienestar del ciudadano. Te contaría la parte contraria, de casos que vienen a urgencias por un simple resfriado..pero vienen por la tarde a urgencias porque por la mañana están trabajando y no se les pone bien.
Buen domingo.

Cheli dijo...

Estas historias ponen la piel de gallina!!!!

Es increible que sucedan cosas asi!


Besos.

Isabel dijo...

También yo he vivido casos de negligencia en primera persona. Complicado el tema, pues errar es el primer principio de la acción humana.
Por otra parte, con respecto al título, tenemos algo más frágil aún, el corazón, el alma.
Un saludo.

Amaranta dijo...

Lo peor es que muchas veces ni error médico es, cuando la falta de atención oportuna y eficiente es debido a "economizar" en la salud.

Cada vez me convenzo de lo dificil que es pasar el niágara en bicicleta.

http://www.youtube.com/watch?v=b4i7tbqKWp4

Ciberculturalia dijo...

Es tremendo lo que cuentas.
Se me ponen los pelos de punta.
Hay médicos espléndidos, nadie lo duda, pero en esta profesión la irresponsabilidad se puede pagar hasta con la muerte.
Un beso

Maria... dijo...

Si yo te contara mi cesaria...mi hijo es lo mejor que me ha pasado , pero tener lo en un hospital publico fue para mi la peor experiencia , lo recuerdo con horror y pena. Si tengo otro sera en un hospital privado , triste pero no me fio .
Un besazo Dean

Maria

Misón dijo...

Y si a eso añades la incompetencia burocrática, entonces estás muerto antes de entrar al hospital, porque mueres esperando a que te llamen. A mi marido lo tenían que operar en un período de tres meses, hizo el pre-operatorio, el cual caducaba también a los tres meses, como ya me sé la movida, era yo la que estaba pendiente y llamaba todas las semanas para saber si porfin le habían dado cita para la operación, incluso en las últimas semanas avisé que se le íba a caducar el pre-operatorio, además su operación estaba en la lista de operaciones que están obligados a hacer antes de que pasase ese tiempo, pues nada, la última enfermera que me atendió por tfno. me dijo que estaba equivocada y que el pre-operatorio caducaba a los seis meses, yo le dije que no, que se lo había dicho el médico cuando se lo hizo y la tía me respondió que yo no le íba a discutir a ella algo que sabía. Lo dejé así, pero seguí llamando para preguntar, hasta que un día me dicen que a mi marido le había caducado el pre y que tenían que volver a hacérselo, con lo cual ya no estaba esperando por una cita para operar sino para repetir pre-operatorio, me puse histérica y les obligué a ponerme con el con el jefe de cirugía digestiva, nada, me daban largas, que si lo siento, que si no se qué... al día siguiente llamo otra vez y me dicen que a mi marido lo operan la semana que viene, que ya está el quirófano programado para su operación, pero como todavía no me han llamado ellos que espere confirmación, pues esta información me la da una telefonista de las de lista de espera en operaciones y como ya estaba la pobre espantada de lo que yo le había contado se movió un poco para ver que pasaba. Me dijo que entre ese día y el siguiente nos llamarían para confirmar, además teníamos que volar a Las Palmas, pues lo operaban allí. Pues nada, al día siguiente no llamaban, así que a la 1 de la tarde llamo yo. Y me vuelven a decir que no, que mi marido tiene que repetir el pre-operatorio, así que ya cansada les dije que esto íba a salir en los medios de comunicación, que mi marido ya no podía ni tragar pues tenía un bulto enorme en la tiroides que le estaba oprimiendo la traquea, con posibilidad de ser un tumor maligno. LLamé a Canarias directo, me citaron para el día siguiente en mi casa con mi marido para entrevistarnos en directo. A la hora de hablar con el periodista me llaman del hospital insular de las palmas diciéndome que mi marido tenía que ingresar esa tarde pues al día siguiente lo operaban, así que tuve que preparar la maleta y salir volando. Al final lo único que surtió efecto fueron las amenazas. Un beso, Deam

Misón dijo...

Y si a eso añades la incompetencia burocrática, entonces estás muerto antes de entrar al hospital, porque mueres esperando a que te llamen. A mi marido lo tenían que operar en un período de tres meses, hizo el pre-operatorio, el cual caducaba también a los tres meses, como ya me sé la movida, era yo la que estaba pendiente y llamaba todas las semanas para saber si porfin le habían dado cita para la operación, incluso en las últimas semanas avisé que se le íba a caducar el pre-operatorio, además su operación estaba en la lista de operaciones que están obligados a hacer antes de que pasase ese tiempo, pues nada, la última enfermera que me atendió por tfno. me dijo que estaba equivocada y que el pre-operatorio caducaba a los seis meses, yo le dije que no, que se lo había dicho el médico cuando se lo hizo y la tía me respondió que yo no le íba a discutir a ella algo que sabía. Lo dejé así, pero seguí llamando para preguntar, hasta que un día me dicen que a mi marido le había caducado el pre y que tenían que volver a hacérselo, con lo cual ya no estaba esperando por una cita para operar sino para repetir pre-operatorio, me puse histérica y les obligué a ponerme con el con el jefe de cirugía digestiva, nada, me daban largas, que si lo siento, que si no se qué... al día siguiente llamo otra vez y me dicen que a mi marido lo operan la semana que viene, que ya está el quirófano programado para su operación, pero como todavía no me han llamado ellos que espere confirmación, pues esta información me la da una telefonista de las de lista de espera en operaciones y como ya estaba la pobre espantada de lo que yo le había contado se movió un poco para ver que pasaba. Me dijo que entre ese día y el siguiente nos llamarían para confirmar, además teníamos que volar a Las Palmas, pues lo operaban allí. Pues nada, al día siguiente no llamaban, así que a la 1 de la tarde llamo yo. Y me vuelven a decir que no, que mi marido tiene que repetir el pre-operatorio, así que ya cansada les dije que esto íba a salir en los medios de comunicación, que mi marido ya no podía ni tragar pues tenía un bulto enorme en la tiroides que le estaba oprimiendo la traquea, con posibilidad de ser un tumor maligno. LLamé a Canarias directo, me citaron para el día siguiente en mi casa con mi marido para entrevistarnos en directo. A la hora de hablar con el periodista me llaman del hospital insular de las palmas diciéndome que mi marido tenía que ingresar esa tarde pues al día siguiente lo operaban, así que tuve que preparar la maleta y salir volando. Al final lo único que surtió efecto fueron las amenazas. Un beso, Deam

Misón dijo...

Con esto no quiero decir que no haya grandes profesionales, tanto entre médic@s y enfermer@s, como funcionarios detrás del mostrador, pero muchas veces también te encuentras con GENTE, en vez de con PERSONAS. Otro beso.

VolVoreta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arwen dijo...

Madre mia Dean, cuanta negligencia y cuanta inutilidad humana....

Besos.

Arwen

Anónimo dijo...

Sólo quiero decir lo que es un gran blog ha llegado hasta aquí! He estado alrededor durante bastante tiempo, pero finalmente decidió mostrar mi aprecio por vuestro trabajo! Pulgar hacia arriba, y mantenerlo en marcha!

Dirty Clothes dijo...

Bufff... El último caso es muy duro... Yo estoy harto de la cara de asco que me ponen en mi centro de salud cada vez que voy y las pegas que me ponen porque me tienen que atender como desplazado... en fin... El día que me pase algo serio no lo quiero ni pensa...

dirty saludos¡¡

Anónimo dijo...

De indemnizaciones millonarias nada! muy pocas y siempre dejándote la vida para conseguir que te escuchen. Los jueces miran para otro lado; los médicos son dioses con los que nadie quiere meterse.

Mi chico se quedó en un quirófano; la intervención era una simpleza, rutina pura...pero nadie sabía lo que había ocurrido. Denuncié al equipo y tras dos años de incertidumbre llegó la sentencia; se reconocía que lo ocurrido era muy raro pero no había pruebas suficientes que demostraran la negligencia. Me eximieron del pago de costas que para mí fue como el reconocimiento de la negligencia. Todo se resolvería con cámaras en los quirófanos, el único lugar donde no somos más que un trozo de carne sin derechos contra un corporativismo feroz...

Y para quien tenga dudas, añado que fue en un hospital privado.

Siento mucho lo de tu compañera Dean.

Te dejo un abrazo.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>