domingo, 14 de junio de 2009

Que no es Lupus, es Sarcoidosis


Ya se que muchos van a venir contra mi, pero no lo puedo negar, veo House. No se que tiene la serie esa, o no se lo que me pasa a mi, pero me ha enganchado desde el primer día que la vi. Recuerdo que durante toda mi etapa de estudiante nunca vi la tele, estuve reñido con ella durante años; después veía cosas esporádicamente, luego vinieron años en que realmente no tenía tiempo por el trabajo y la familia, pero ahora, desde que dan este programa, trato de verlo.
Es una serie que no tiene nada de original en su formato, pero a veces salen con apuntes algo extraordinarios; no se si me cautiva el lenguaje científico, los personajes, la complejidad de algunos casos que se presentan (creo que soy un médico frustrado), que me identifico plenamente con la ironía y el estilo del personaje principal o todo el conjunto de la serie, a veces pienso que lo que realmente me gusta es la relación de amistad de House y Wilson.

Entiendo que House es un referente social, un caso curioso que se hace hueco entre un público urbano, joven y moderno, se habla de él tanto en los espacios públicos como en los privados, hay quien se las apaña para ver capítulos por adelantado en internet y obtener así ventaja social. Un fenómeno social curioso porque las series son el género televisivo por excelencia y existe una tremenda competencia entre las distintas televisiones para conseguir audiencia, y sin embargo me acabo de enterar que nunca ninguna serie en el mundo ha tenido tanto éxito y tanta audiencia como esta, cosa que me preocupa un poco, ya que esto implica que soy uno más, como la mayoría, del montón, y nunca me había pasado; siempre había ido a contracorriente, nunca me han gustado las multitudes, he huido de la masificación, he detestado la moda, lo común me ha parecido de mal gusto total, pero aquí estoy; que alguien me de una explicación.

Se sabe que una buena serie debe tener una creatividad en sintonía con la atmósfera de un espacio determinado y de un tiempo concreto. La ficción debe dar satisfacción a ciertas pulsiones sociales que están ahí aún cuando no se expresen con claridad. Pero hay cantidad de series como esta en la televisión actual.

De House se han escrito muchas cosas para explicar su éxito. Es evidente que Hugh Laurie es un magnífico actor de buena familia inglesa formado en la élite. Es atractivo, pero eso no basta, como no basta que su creador, Bryan Singer, se haya inventado eso de que el Dr. House es una especie de Sherlock Holmes de nuestros días. Para establecer tal comparación no es suficiente con dibujar paralelismos entre la adicción de Holmes a la cocaína y la de Gregory House al Vicodin. Por otro lado, los dos son investigadores, pero en el caso de House su ámbito de indagación es mucho más concreto.

Realizar con éxito una hora de televisión es complicado y más en un género, el de médicos y hospitales que está muy visto. El guión de David Shore tiene la virtud de haber construido un sardónico doctor con una minusvalía física y emocional que sin embargo es capaz de encontrar detrás de cada historia médica un ser humano cuya vida será transformada –incluso hasta la muerte- por sus aciertos y sus errores. En otro orden de cosas el guión, que sigue la vieja receta aristotélica de planteamiento, nudo y desenlace, sabe incluir pequeños engaños que manipulan al espectador hasta ponerlo al servicio de la vibrante narración de House.

No se si esta entrada sea una gran vanalidad, pero tenía la espinita de saber si a otros les ha sucedido algo parecido, yo por mi parte no lo veo nada normal.



9 comentarios:

ana dijo...

Sinceramente no se que tiene esa serie. Lo confieso ya casi no la veo, pero si de casualidad enciendo la tele y resulta que la están echando me quedo a verla.

Es el personaje lo que engancha, lo borde que puede llegar a ser, pero como al final se preocupa, aunque termine diciendo algo que lo joroba todo.

Sin duda es el personaje, rodeado de otros que alucinan con él.

Un besitooooo.

Andrea dijo...

Pues te cuento que también estuve enganchada, ahora no tanto, veo poca tele, seré por el blog, je. Fue un éxito desde el principio, te atrapa, quizá por las carácterísticas personales de House, no deja de ser un ser humano con todas sus imperfecciones y más (drogas, pésimo carácter, humor negro, mala leche) y aún asi logra ser un personaje entrañable, lo quieres.
Y no te preocupes, yo también odio todo lo masivo, modas y demás y sin embargo caí, jaja. Te has dado cuenta que cuando no tienen idea de qué enfermedad se trata siempre comienzan con Lupus? jaja Un beso Dean!

Anabel Botella dijo...

Me encanta esta serie, pero es que hay series americanas que tienen muy buenos guiones, y esta es una de ellas. Apenas veo la tele, salvo por la noche, y los martes, tengo claro que son de House. No me da vergüenza decirlo, porque si aquí sigo la moda, en otras cuestiones no. Yo veo lo que me gusta, lo que me parece atractivo.
Saludos desde La ventana de los sueños.

cosechadel66 dijo...

La verdad, yo vi algunos capítulos y me gustaron, pero es que el personaje me cae mal. Es demasiado punzante, y desde el principio no puede evitar pensar como me sentiría yo si me tratase un médico de esa manera. Admiro la genialidad de sus guiones y de su protagonista, pero no puedo evitar tener esa sensación.

Carpe Diem

★Carlos Becerra★ dijo...

Dean...

Vengo a visitar tu cibercasa y a la vez agradecerte tu presencia en la mía por el bonito post que subio nuestra amiga en común Txispas.

Mi ciberhogar te abre sus puertas siempre, allí encontraras cobijo y alguien que te escuche con respeto.

Con afecto.
CarlosHugoBecerra

Carmen dijo...

Querido Dean, comprendo tu enganche. Yo que apenas veo la televisión porque el poco tiempo que tengo la lectura y ahora el blog me lo consume, si me aficioné a la serie. Justo me pasa lo contrario que a Cosecha, la bordería de House es lo que me atraía. Pero creo que al final es algo repetitiva, no crees? En fin, siento el que hayas descubierto que le gusta a mucha gente y ya no te sientes tan especial. Me ha divertido mucho esa ironía tuya.
Para tu interés te diré que si considero que eres muy especial. No hay nada más que leer tus entradas a diario. Un beso de una admiradora madrileña.

Payasiita dijo...

Aii sii te entiendo una serio fabulooosa, personalmente me gusta mucho.gracias por siempre pasar :)

MaRieLA dijo...

Yo apenas empezó me había enganchado muchísimo a verla, esperaba la hora para encender la tele. Después se me fue pasando. Lo que sí creo que llama la atención y resulta interesante porque plantea una incertidumbre desde que empeiza hasta que termina. No sabés en que va a desencadenar. Hay misterio y creo q eso atrapa.
La dejé antes de volverme adicta a house :P
Un besote!!

Balovega dijo...

Holaaaaa... como siempre de las últimas.. no tengo remedio...

Tengo que confesar que no he visto ni siquiera un capítulo de esta serie, he oído hablar de ella,y ahora por este post leo sobre la misma.. pero soy de la opinión que si te gusta no entiendo el porque de ir contra la persona que la ve.. Somos demasiadas personas en el mundo para tener los mismos gustos.. imagina que a todos nos gustasen las mismas cosas.. ufffff.. que tremendo sería.. no crees??..

De todas formas pienso que todos tenemos algo especial aunque seamos del montón.. jjajaja...

Soy anti tele.. salvo para el deporte que me apasiona, por lo demás paso totalmente de ella..las masas me agobian.. como tu, paso de moda y soy de lo mas normalito del mundo...Me encantaría que el día tuviera mas hora para poder disfrutar a tope de las cosas sencillas que tiene la vida..pues pienso que no todo en este mundo es trabajar, aunque trabaje desde la mañana a la noche..

Un saludote, que tengas bellos sueños y que tu amanecer sea estelar... Felizzzzzzz semana

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>