martes, 26 de mayo de 2009

Competencia emocional para el espíritu emprendedor


En Abril de 2006 Eduardo Punset comenzaba su andadura bloguera, en ese entonces le lanzaron la pregunta del millón -como él mismo lo dice- : ¿Por qué a los universitarios españoles no les da por eso? (se refería al espíritu emprendedor). Hizo un análisis del comportamiento de los universitarios, y sacó conclusiones como las de que estos jóvenes están asustados ante el futuro, rechazan la idea de un trabajo sacrificado -en casa todo está cubierto-, quieren pasárselo bien, tienen diversos miedos.
Después de esto planteó alternativas como: Cambiar las prácticas sociales para que sintonicen con el carácter de nuestros universitarios, y cambiar su carácter y sistema de valores; además, dedicar tiempo a la competencia emocional y la comprensión pública de la ciencia.
De manera muy concisa, esto es lo que expuso en su entrada de ese día, y luego vinieron los comentarios (126), la mayoría hechos por universitarios, algunos empresarios, y otras personas; me he tomado el tiempo de leerlos (comencé a hacerlo y quedé enganchado) y la sorpresa fue enorme, les dejo algunos fragmentos:
-Ojalá le escuchen los políticos
-Si uno aprende más leyendo un libro que yendo a clase, algo no funciona.
-Se nos trata y piden que trabajemos como europeos, pero nuestros salarios no son europeos. -Allí un investigador medio cobra un sueldo decente en cambio aquí, bueno, no son del todo jugosos digamos
-No nos motivan para afrontar los estudios. Y mucho menos para afrontar de una manera correcta para lo que venga después.
-Quizás el problema es el formato empresarial y no la falta de iniciativa…solo quizás.
-Respecto a que en este país solo se enseña lo que sabe el profesor, es una verdad como una casa, y por desgracia cada vez los profesores saben menos
-En el contexto educativo hay mucho por hacer, cambiar los valores es un camino largo, sobre todo cuando la máxima aspiración de los jóvenes es ser “famoso”
-No es que defienda el histérico ¡Que inventen otros! pero es que aquí en España lo que embrutece y derriba ideas es la pandereta y el bocata y parece que nos hace felices.

-Tengo un curro de mierda y muchas veces me arrepiento de haber perdido tantos años estudiando algo que creo que no me va servir para nada.
-Cuesta mucho, pero no solo por pereza.
-La imagen del empresario está muy devaluada en nuestra sociedad, influenciada por los oportunistas de turno, pero no todo el monte es orégano.
-Lo que hace que muchos proyectos caigan en el olvido sencillamente por la falta de motivación si el proyecto no va acompañado de una compensación económica inmediata o a corto plazo.
mucho esfuerzo para poco premio
-No hay que subestimar al capacidad de las personas de motivarse o de ser motivadas, al igual que la de desanimarse.

-Quizás la falta de espíritu emprendedor se puede entender desde la expectativa de obtención de beneficio y su plazo temporal.
-Es un mínimo exigible conciliar la vida privada con la laboral, pasarlo bien y no ser explotado.
-Pero sigue siendo difícil montar una empresa porque el papeleo, que se podía facilitar mucho pero claro le quitamos el sustento a los buffets de contables y buffets similares
-El quedarse a vivir en casa o que tus padres te paguen los estudios esta muy cercano al fracaso personal.

-Que sepas que la verdad está ahí fuera y quién se moja el culo en ir a una universidad y obtener respuestas de primera mano pocas veces se equivoca
-España es un pais de envidiosos (a la vista esta con tanto follón estatutario) y la envidia es el lastre del avance.

Y finalmente les dejo la última parte de uno de los comentarios:

Mientras la mayor parte de nuestra sociedad crea que “un esfuerzo encomiable y de debido reconocimiento publico” es preparar una oposiciones y superarlas. Mientras lo mejor visto sea ser juez, maestro, policía, funcionario.. mientras la meta sea pertenecer a la nueva burguesía, tener un “empleo de la corona” como decía Lázaro de Tormes, un salario seguro para toda la vida como decía mi abuela.. poco se puede hacer.

Quién quiere ser Einstein, quién quiere ser Hawking, quién Newton, Copérnico, Galileo ?. Hace diez años un modelo para los jóvenes universitarios españoles era Mario Conde (un Bill Gates a la española al que hicieron Doctor Honoris Causa), diez años después quieren ser “famosos” o “funcionarios”, pero están más dispuestos a soportar aunque sea sin vocación alguna el tedio de lo segundo, que pagar el precio de la fama, sea esta por el motivo que sea.

Mientras algo no venga a cambiar esta forma de pensar, esta filosofía de vida o mejor dicho la falta de filosofía de vida, poco habrá que hacer.


7 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

A ver, te cuento mi propia experiencia universitaria. En mi clase de Historia del Arte el 100%, desde Primero de Carrera, quería ser funcionario, no aspiraban a más, y que yo sepa, 12 años después el 40% lo ha logrado. La propia Uni te anulaba el espíritu emprendedor a base de enseñarnos la realidad de la educación es España y hace 12 años todavia era posible ser funcionario. Hoy en día, en las últimas opos, para 40 plazas, nos presentamos 978 personas...En fin...

Anabel Botella dijo...

Creo que no me gustaría ser funcionario, y eso que en mi trabajo no todos los meses cobramos, pero me gusta lo que hago. Hay meses en los que trabajo a destajo y otros en los que apenas trabajo. Pero aún así me gusta lo que hago. A muchos jóvenes les motiva el éxito fácil, como los programas que ven en la tele.
Saludos desde La ventana de los sueños.

Ana dijo...

Totalmente de acuerdo...
Muchos besos.

ana dijo...

Buenos días, yo quizás me uno a esos que en la facultad muchas veces pasaba de ir a clase, porque precisamente había muchas asignaturas en las que te leían el tochazo.

Sin embargo, había otras, había otras que me motivaron.

Yo lo tuve claro, trabaje en un sitio donde me prometían el oro y el moro, pero soy de principios, y lo dejé todo. Quizás sí quizás salí de la carrera esperando conseguir un triunfo.

Ahora no cambiaría mi vida. Gano lo suficiente para vivir, que ya es mucho, hago lo que me gusta, y si bien no soy una mujer de exito, tampoco nunca lo pretendí.

Y Mario Conde.... ¿Que fue de Mario Conde? ja ja ja jaj aj a.

Un besito miuy fuerte.

cosechadel66 dijo...

Todo menos reconocer los propios errores. Muy reveladores la mayoría de comentarios. El esfuerzo personal y emprendedor debe tener tan claro el objetivo (que nunca es ese mismo esfuerzo, el haberlo intentado), que se desestima enseguida. Asi nos va, y si no somos nosotros capaces de ciertas cosas, ¿como se las vamos a pedir a los porlíticos?

Carpe Diem

elquebusca dijo...

Al contrario que en Estados Unidos en España el triunfador no está bien visto. Al triunfador se le ve con envidia y al fracasado con simpatía. Al empresario se le considera un explotador que quiere hacerse rico explotando a los obreros. Con semejante mentalidad muy poca gente quiere ser empresario. No está bien visto que alguien quiera medrar, hacer negocios y enriquecerse, aunque haga todo esto prestando un servicio a la sociedad.

Carolus dijo...

No debería leer esto... Es retorcidamente maquiavélico. Entre, mire y ya me contará:http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

Mas sobre temas de estrategia de oriente y occidente, seducción, persuasión, manipulación y trucos psicológicos en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>