viernes, 3 de abril de 2009

En tiempo de crisis los ganadores siguen siendo ganadores




Es lo que yo creo, porque para ser exitoso hoy y siempre hay que pensar y actuar como tal y no esperar a que sean la suerte, las circunstancias, el destino, o un destello de genialidad los factores determinantes; desde muy chico me he interesado por leer biografías de personajes sobresalientes y lo que he visto en ellos es que "creían definitivamente en el éxito, estaban seguros del triunfo". Me parece este un elemento fundamental pues a diario conoces personas que desean el éxito, que sueñan con el, que te lo dicen, pero tu sabes que en el fondo ellos mismos no se lo creen, en cambio quienes de verdad están convencidos de ello tarde que temprano lo lograrán, es el caso de Nelson Mandela que a pesar de estar muchos años en prisión nunca dejó de creer en sus ideales; esta creencia es lo que yo llamo el "alimento indispensable" para vivir con la convicción de que vamos a lograr aquello que nos hemos propuesto y que vamos a hacerlo a pesar de las dificultades y obstáculos que se nos presenten.
Ahora bien, si usted no es de los que creen pertenecer al club de los "nacidos para perder", entonces lo que debe hacer es comenzar a lucir y actuar como un triunfador, no quiero decir que se ponga un disfraz,simplemente que defina muy bien lo que quiere y empiece a actuar con decisión, sin vacilar, confiando en si mismo, aquí podría aportar un manual completo para el tema con truquillos como son: cambiar la conducta, consigo mismo y con los demás, saludando a la gente, mirándola a los ojos, interesándose por ella, saliendo a trabajar con gusto, mostrando energía, etcétera, etcétera etcétera.
En seguida lo que tiene que proponerse es vencer sus miedos, sin evasivas, y darse cuenta de lo que realmente vale, es decir, usted vale mucho más de lo que cree; quienes asumen su valía y reconocen que son tan buenos como el mejor, sin duda llegarán lejos. Esto le permitirá ponerse metas, atreverse a tener unas expectativas altas. Nadie dice: "esta bien, de hoy en adelante, creeré en mi mismo y lucharé para alcanzar tal objetivo", no, lo que cabria pensar es que de ahora en adelante sus hábitos cambiaran, que comenzara a pensar en grande y a deshacerse de hábitos mentales que generen pensamientos pequeños (p ej. ante la crisis no hay que pensar "debo gastar menos", lo que hay que hacer es "ganar más").
Ahora manos a la obra y nada de excusas como dice David J. Schwartz "la excusitis es la enfermedad del fracaso".

1 comentario:

Miscelánea. dijo...

Gracias por comentarme la entrada, hacía tiempo que nadie me escribía. ¿Qué tenía esa que no tuviesen las demás? Era pesimista..

Dos saludos.

Seguidores

Han actualizado recientemente

Select language

>